Así se relacionan los jóvenes alemanes con el pasado nazi. «Esta generación percibe hoy que las democracias pueden encontrarse en peligro»

Según un estudio reciente, a los jóvenes alemanes les interesa más que a sus padres la era nacionalsocialista, lejos en el tiempo, pero con paralelismos en el día a día.

Mujer con una flor en Auschwitz II-Birkenau.

«La era nacionalsocialista fue tan terrible y absurda, que a veces me cuesta creer que realmente ocurrieron aquellos sucesos». La frase fue pronunciada por uno de los participantes de un estudio actual sobre la relación de los jóvenes con el pasado nacionalsocialista. La investigación ha sido auspiciada por el centro Arolsen Archives, el archivo de víctimas y supervivientes del nazismo más completo del mundo. La institución alberga documentos originales sobre prisioneros de campos de concentración, deportaciones, trabajos forzosos, así como testimonios de supervivientes. A gran parte de este material puede accederse a través de su página web.

Interés de los jóvenes por el pasado

Este estudio sobre la actitud hacia el nacionalsocialismo de la llamada generación Z (jóvenes entre los 16 y los 25  años) ha visto la luz recientemente. En sus resultados, «percibo una gran apertura, curiosidad y libertad de pensamiento entre los jóvenes», dice a DW Floriane Azoulay, directora de los Arolsen Archives. «Esta generación percibe hoy que las democracias pueden encontrarse en peligro. Me parece muy comprensible que, para ellos, el recuerdo está muy vinculado a su propio mundo, a las voces populistas, autoritarias e intolerantes que cada vez se oyen más alto».

Nonagenaria de TikTok comparte sus experiencias en Auschwitz

El estudio se llevó a cabo en dos fases y cuenta con más de 1.100 participantes, cuyas respuestas fueron comparadas con las de la generación de sus padres.  El resultado es sorprendente: la «generación Z» parece notablemente más interesada por la era nacionalsocialista que la de sus padres (75 por ciento frente a 66 por ciento respectivamente) y vincula la discusión sobre el tema con problemas sociales actuales como el racismo y la discriminación.

Los responsables del estudio justifican con varias razones el renovado interés de los jóvenes por el Holocausto. Un aspecto importante es la conciencia de no haber participado, de no tener responsabilidad en lo sucedido. «Eso facilita una postura libre de culpa hacia aquella época», dice Stephan Grünewald, psicólogo y fundador del Instituto Rheingold, encargado de llevar a cabo el estudio.

Una imagen contrapuesta a su mundo actual

Para la «generación Z», la era nacionalsocialista representa una imagen extremadamente distinta de su propia realidad vital. Los jóvenes actuales viven en un mundo democrático, en el que hay muchas posibilidades de elección. Toman decisiones de manera libre y tienen numerosas opciones de desarrollo personal.

«Esta cultura que facilita la multiopcionalidad se contrapone a la cultura de la dominación de la época nacionalsocialista, con sus visiones, categorías y convicciones fijas. El culto a un líder, la obligación de deber una obediencia sin condiciones y un pensamiento nacional al que tenían que subordinarse la individualidad y la diversidad, hace que la época nacionalsocialista tenga una imagen tan terrible como fascinantemente contrapuesta a la actual», dice el estudio.

«Pero la fuerza de esta fascinación tiene un reverso de la moneda», dice el psicólogo Stephan Grünewald. Se trata del miedo a dejarse embriagar por la rigidez y el despliegue de poder del régimen nacionalsocialista. «Me da auténtico miedo pensar que en aquella época yo pudiera haber estado del lado nazi solo para encontrarme en mejor situación», cita el estudio a uno de los entrevistados, quienes, en su mayoría, también expresaron la necesidad de entender cómo una persona puede llegar a reaccionar con tal desprecio a la dignidad humana, cómo surge la llamada «banalidad del mal».

Banalidad del mal: el cine honra a Hannah Arendt

«Los inicios del nacionalismo muestran de qué manera sigilosa pueden producirse algunas transformaciones y lo peligrosas que son las manipulaciones», cita el reciente informe a otro participante.  La capacidad de recepción de ideologías de derecha, las fake news, la división de la sociedad y las teorías de la conspiración son temas actuales que los jóvenes relacionan con la época nacionalsocialista.

El enfoque importa a la hora de debatir el pasado

Los resultados del estudio muestran que también es muy importante cómo se enfoca la formación de los jóvenes sobre el pasado. Si se hace demasiado hincapié en los hechos históricos, los escolares suelen no encontrar conexión con el tema, y les parece demasiado abstracto, complejo y lejano en el tiempo.

Funciona mucho mejor un enfoque basado en historias personales, como las de Ana Frank u Oscar Schindler, y utilizar plataformas que los propios jóvenes usan y que incorporan su lenguaje. Según el estudio, los jóvenes, además de estar sensibilizados con los temas del nacionalsocialismo y el Holocausto, extraen enseñanzas del pasado y tratan de aplicarlas a la realidad actual. «La elaboración del pasado inmuniza», resume Stephan Grünewald.

(ms/rml)

DW.Com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s