La vacunación, como principal medida para prevenir la neumonía

De acuerdo con la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR), la neumonía se ubica entre las 8 causas de muerte más comunes en adultos (2019), junto a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y el cáncer de pulmón. Según datos del estudio Global Burden of Disease, solo en 2019 fallecieron por neumonía más de 700.000 niños y un millón de personas mayores.

La vacunación como principal medida para prevenir la neumonía
La vacunación como principal medida para prevenir la neumonía

En Argentina, la neumonía es la 6ª causa de muerte en general y la 5ª causa en mayores de 60 años. Además, la presencia de enfermedades cardiovasculares y de otras enfermedades aumenta el riesgo de sufrir formas graves. La evidencia científica indica que la vacunación, el diagnóstico precoz y el tratamiento oportuno disminuyen el riesgo de muerte por esta causa.

Alejandro Videla, presidente de la AAMR y jefe del Servicio de Neumonología del Hospital Universitario Austral, define a la neumonía como “la infección de causa principalmente viral o bacteriana que afecta al pulmón”. Sobre cómo se origina, Videla señala: “Los pulmones están formados por dos tipos de tejidos: las vías aéreas de conducción, que llamamos bronquios, y los alvéolos, que cumplen la función de oxigenar la sangre. Cuando esta parte del tejido pulmonar se infecta, se llena de moco y de pus, y se produce el cuadro al que llamamos neumonía”.

Aunque todas las personas son pasibles de tener neumonía, es importante tener en cuenta que hay grupos que tienen un mayor riesgo de padecerla y presentar cuadros graves o complicaciones. “Puede afectar en forma grave a aquellos con las defensas disminuidas o inmaduras, como los niños menores de 2 años y las personas mayores de 65 años; aquellos con enfermedades crónicas respiratorias como asma y EPOC, diabetes, insuficiencia cardíaca y/o renal, entre otras enfermedades. Todos ellos tienen factores de riesgo para presentar una forma grave de la neumonía, por lo que puede requerir internación, antibióticos endovenosos y requerimiento de oxígeno, además de estadía hospitalaria prolongada y hasta incluso, llegar a la muerte del paciente”, detalla el doctor Videla.

Como explica la AAMR, el Calendario Nacional de Vacunación de Argentina recomienda la vacunación contra el neumococo y la gripe a lo largo de la vida para proveer inmunidad. El neumococo, como detalla el Ministerio de Salud de la Argentina, es una bacteria que puede encontrarse de manera habitual en la mucosa nasal o faríngea de los seres humanos, y transmitirse de persona a persona al estornudar o toser. Puede producir enfermedades leves y graves o invasivas como la neumonía entre otras.

“Las vacunas antineumocócicas son altamente efectivas para proteger contra la neumonía causada por neumococo, que es la bacteria que más comúnmente causa esa enfermedad. Es muy importante vacunarse contra la neumonía por neumococo para evitar complicaciones que la misma infección puede acarrear a aquellos pacientes con factores de riesgo y a los adultos sanos mayores de 65 años”, afirma el doctor Videla.

Cómo se administra la vacuna contra el neumococo

El Calendario Nacional de Vacunación establece estrategias de acuerdo a la edad de las personas. Para lactantes, la estrategia de vacunación contra el neumococo se basa en 3 dosis de la vacuna conjugada 13 valente:

  • 1era dosis: 2 meses de vida
  • 2da dosis: 4 meses de vida
  • Refuerzo de dosis: 12 meses de vida

Para los mayores de 65 años, que pueden recibirla de forma gratuita, sin orden médica, en los centros públicos de vacunación y también en farmacias a través de obras sociales y empresas de medicina prepaga, la estrategia secuencial es en dos dosis: vacuna conjugada contra neumococo 13 valente (VCN13) y luego la vacuna contra neumococo polisacárida 23 valente (VP23N) con un intervalo mínimo de 12 meses.

Otro esquema que establece el Calendario Nacional de Vacunación es para las personas de 5 a 64 años con patologías de base:

Inmunocomprometidos (inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, infección por VIH, insuficiencia renal crónica, síndrome nefrótico, leucemia, linfoma y enfermedad de Hodgkin, enfermedades neoplásicas, inmunodepresión farmacológica, trasplante de órgano sólido, mieloma múltiple, asplenia funcional o anatómica, anemia de células falciformes, implante coclear, fístula de LCR).

  • 1era. dosis: vacuna conjugada 13 valente
  • 2da. dosis: vacuna polisacárida 23 valente a las 8 semanas
  • 1er. refuerzo: vacuna polisacárida 23 valente a los 5 años
  • 2do. refuerzo: vacuna polisacárida 23 valente a los 65 años (si el primer refuerzo fue administrado antes de los 60 años)

No Inmunocomprometidos (cardiopatía crónica, enfermedad pulmonar crónica, diabetes mellitus, alcoholismo, enfermedad hepática crónica, tabaquismo)

  • 1era. dosis: vacuna conjugada 13 valente
  • 2da. dosis: vacuna polisacárida 23 valente al año de la primera dosis
  • 1er. refuerzo: vacuna polisacárida 23 valente a los 65 años (respetando intervalo mínimo de 5 años con dosis previa).

Trasplante de células hematopoyéticas

Inicio de la vacunación a partir de los 6 meses del trasplante con vacuna conjugada 13 valente (esquema 0, 2 y 4 meses). A los 12 meses de finalizado esquema completar con 4ª dosis con vacuna polisacárida 23 valente o conjugada 13 valente si hubiera enfermedad injerto contra huésped.

Es importante resaltar que quienes no están en estos grupos también pueden acceder a la vacunación contra el neumococo. Como explica el doctor Videla: “cualquier paciente puede vacunarse contra el neumococo. Al igual que con la vacuna contra la gripe, se trata de priorizar la distribución de las vacunas, para garantizar el correcto abastecimiento y cobertura a los grupos de riesgo. Personas que no están en esa priorización, pueden elegir vacunarse”.

Neumonía, Gripe y Covid-19

Con el fin de disminuir complicaciones graves y hospitalizaciones relacionadas con las enfermedades respiratorias, todas las personas que tienen condiciones de riesgo deben vacunarse contra la gripe e iniciar o completar el esquema de la vacuna contra el neumococo. Ambas vacunas se pueden dar en forma simultánea con otras del Calendario Nacional de Vacunación.

La neumonía o neumonitis bilateral es un cuadro clínico producido por el SARS-CoV 2. El doctor Videla aclara: “La vacunación contra el neumococo protege contra todas las formas de neumonía producidas por los serotipos de neumococo contenidos en la vacuna, incluyendo la forma bilateral y grave. Pero la vacunación contra neumococo no protege contra la neumonía bilateral producida por el virus SARS-CoV-2. Para eso se estimula la vacunación contra la COVID-19, para la prevención de formas graves de esta infección viral como lo es la neumonía bilateral”.

El primer paso para prevenir la neumonía es informarse. Vacunarse contra el neumococo, al igual que contra la gripe, es una acción preventiva importante para mantener la salud y evitar complicaciones. Las vacunas se encuentran disponibles en distintos vacunatorios, farmacias y centros de salud del país.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s