Cambia la marea en la guerra de Ucrania mientras Rusia avanza en el este

Podría decirse que las fuerzas rusas están pasando por su mejor momento desde que comenzó la invasión de Ucrania hace cuatro meses.

Rusia ha eliminado la mayoría de las defensas ucranianas en la región de Luhansk, ha consolidado el control de un cinturón de territorio en el sur, ha mejorado su logística y estructura de mando y ha mitigado la eficacia de los drones de ataque ucranianos.

En la última semana, los rusos han sido recompensados por sus intensos, algunos dirían que despiadados, bombardeos de las partes restantes de la región de Luhansk en manos de las fuerzas ucranianas, que finalmente han cedido Severodonetsk y perdido territorio al sur de Lysychansk.

El jefe de la autoproclamada República Popular de Luhansk, Leonid Pasechnik, pronosticó el viernes pasado que las fuerzas rusas cercarían por completo Lysychansk en dos o tres días. Hasta ahora no lo han hecho, pero la ciudad está en peligro inminente.

Una columna de tanques del ejército ucraniano avanza por una carretera cerca de Lysychansk el 19 de junio de 2022.

Las fuerzas rusas también han intensificado los ataques en la región de Donetsk, acercándose un poco más al cinturón de ciudades industriales en la región que se extiende hacia el sur desde Sloviansk a través de Kramatorsk hasta Kostiantynivka.

En Lysychansk y muchas de las ciudades tachonadas a lo largo de las serpenteantes líneas del frente que pasan por cinco regiones, los ucranianos bien pueden enfrentar una repetición de lo que sucedió en Severodonetsk, donde fueron bombardeados para que se retiraran. Simplemente no quedaba nada que pudiera ser defendido.

El dilema inmediato para el ejército ucraniano es si sigue comprometido con la defensa de Lysychansk, con el riesgo de perder tropas y armas si la ciudad es rodeada, y si el liderazgo político de Ucrania ordenará la retirada a nuevas líneas defensivas.

Si es así, ¿pueden retirarse las unidades que ahora están en la bolsa de territorio en poder de Ucrania sin ser diezmadas? Grandes secciones de la carretera de Lysychansk a Bakhmut están llenas de escombros, y las unidades rusas se están acercando a Bakhmut.

Proyectiles de artillería alcanzaron la ciudad de Bakhmut en la mañana del 26 de junio de 2022, destruyeron varias casas y mataron al menos a una persona.

Parece que los rusos actualmente no están haciendo mayor progreso desde Izium en el norte hacia Sloviansk, a pesar de los repetidos intentos de romper las líneas ucranianas. Aun así, funcionarios ucranianos advirtieron el domingo que las fuerzas rusas se estaban «acumulando» al norte de Sloviansk. El ejército ruso puede movilizar rápidamente un puñado de grupos tácticos de batallón ubicados al otro lado de la frontera.

Algunos bloggers militares rusos no se dejan llevar por el optimismo. Yuri Kotyenok, por su parte, cree que las fuerzas rusas no tienen suficiente mano de obra para rodear las ciudades fuertemente fortificadas de Slovyansk y Kramatorsk.

A la larga, la mejor esperanza de los ucranianos es que, a medida que desplieguen más armamento occidental capaz de destruir la artillería rusa, los sistemas de cohetes y los puestos de mando muy por detrás de las líneas del frente, puedan reducir gradualmente el déficit de potencia de fuego.

Pero armas como el sistema de cohetes HIMARS, que tiene un alcance de 70 kilómetros en la configuración suministrada a Ucrania, requieren varias semanas de entrenamiento. Y en Donbás, varias semanas es mucho tiempo dada la presión actual sobre las fuerzas ucranianas.

Esa presión es aún mayor porque muchas de las unidades desplegadas en la región se encuentran entre las más experimentadas que tiene Ucrania. Han sido desgastadas por la pura intensidad del bombardeo ruso y no son fáciles de reemplazar.

Y el ejército ucraniano ya ha perdido en combate algunas de las armas que se lanzaron al frente. El Ministerio de Defensa de Rusia afirmó la semana pasada que los ataques rusos ya habían eliminado algunos de los obuses M777 suministrados por Estados Unidos.

La ofensiva rusa también ha aprendido de los errores cometidos durante el avance inicial y fallido hacia Kyiv. Se han desplegado defensas aéreas, principalmente el S-300, para proporcionar una cobertura amplia en lugar de local, lo que hace que los drones de ataque ucranianos sean menos efectivos. Como anécdota, parece que recientemente se han publicado menos videos en las redes sociales que muestren aviones de combate ucranianos en acción.

Rusia nombra nuevos comandantes

La jerarquía rusa también ha sido reorganizada, con nuevos comandantes para las fuerzas del sur y del centro comprometidos con Ucrania bajo el liderazgo general del viceministro de Defensa Gennady Zhidko.

El Instituto para el Estudio de la Guerra dijo que «el alto mando ruso está reorganizando y reestructurando el mando militar para organizar mejor las operaciones en Ucrania».

Tal vez no sea casualidad que la primera visita reportada del ministro de Defensa ruso Sergei Shoigu y altos comandantes a las fuerzas involucradas en la «operación militar especial» se produjo cuando la marea parecía fluir a favor de Rusia. La victoria tiene mil padres, pero la derrota es huérfana.

Rob Lee, analista del ejército ruso en el King’s College de Londres, señaló que Zhidko se sentó junto a Shoigu en las reuniones durante su visita. Lee recordó que Rusia aparentemente «no tenía un comandante general en la fase inicial (en marzo), violando el principio de unidad de mando».

La gran incógnita es si el éxito de Rusia en el despliegue de las defensas ucranianas en Donetsk podría alentar una mayor expansión de sus objetivos de guerra más allá de la operación militar especial, tal vez un esfuerzo por mantener el impulso hasta el río Dnipro, que esencialmente divide a Ucrania en dos

El ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, asiste al desfile militar del Día de la Victoria en el centro de Moscú el 9 de mayo de 2022. (ALEXANDER NEMENOV/AFP via Getty Images)

Ese es el peor escenario para los ucranianos y por ahora sigue siendo una posibilidad lejana en lugar de un riesgo inminente. Las fuerzas ucranianas siguen defendiendo unos 12.000 kilómetros cuadrados solo de Donetsk (un área del tamaño de Connecticut).

A pesar de los reveses de Ucrania en las últimas semanas, todavía hay muchas pruebas de que los blindados rusos también están sufriendo un alto índice de desgaste. Los funcionarios occidentales creen que se han reconstituido algunos grupos tácticos de batallón.

Y puede haber un resquicio de esperanza para Ucrania en sus reveses en el campo de batalla: defienden un suministro acelerado de armas desde Occidente justo cuando se reúnen los líderes del G7.

Uno de los patrocinadores más comprometidos del presidente Zelensky, el primer ministro de Gran Bretaña, Boris Johnson, es consciente del riesgo de «fatiga de Ucrania» ya que el campo de batalla parece volverse a favor de Rusia.

«Las primeras semanas y meses de la resistencia ucraniana se han caracterizado por una abrumadora unidad global y un gran aumento de apoyo al pueblo ucraniano», dijo mientras se iniciaba el G7 en Alemania.

«Es esencial que esto se sostenga a largo plazo. El comportamiento de Rusia y las atrocidades que está cometiendo Putin no deben normalizarse a los ojos del mundo».

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hizo un llamado similar. “Tenemos que permanecer juntos. Putin ha estado contando desde el principio con que de alguna manera la OTAN y el G7 se dividirían, pero no lo hemos hecho y no lo haremos”, dijo.

No hay, por ahora, ninguna señal de que ninguna de las partes vaya a parpadear, sobre todo porque hay mucho en juego.

Hal Brands, escribiendo en Foreign Affairs, dijo que el conflicto «ha resaltado y profundizado la división global fundamental actual: el choque entre las democracias avanzadas que están comprometidas con el orden internacional existente y las autocracias euroasiáticas que intentan derrocarlo».

Pero para Putin, esta guerra de elección es una parte (grande) de una lucha existencial contra la hegemonía estadounidense.

El Instituto para el Estudio de la Guerra concluyó que el Kremlin «tiene la intención de llevar a cabo un conflicto prolongado en Ucrania y busca avanzar en los esfuerzos de movilización para apoyar objetivos militares y políticos a largo plazo en las áreas ocupadas de Ucrania».

Fuente CNN

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s