Un estudio reveló que todos los gatos domésticos podrían tener «rasgos psicopáticos»

«Mi gato vocaliza fuerte (por ejemplo, maúlla) sin motivo aparente» o «mi gato es muy excitable (por ejemplo, actúa de forma exagerada y descoordinada)» fueron algunas de las frases presentes en el cuestionario con el que los investigadores buscaron evaluar el estado psíquico de los felinos.

"Los hallazgos proporcionan una visión de la estructura de psicopatía triárquica en los gatos", concluye el estudio. (Fuente: AFP)
«Los hallazgos proporcionan una visión de la estructura de psicopatía triárquica en los gatos», concluye el estudio.. Imagen: AFP
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 20210907224049_tierra_del_fuego_se_vacuna_780x90_sin_comprimir.gif

Un grupo de científicos y científicas de la Universidad de Liverpool y de la Universidad John Moores analizaron el comportamiento de los gatos domésticos, a partir del testimonio de 2.042 familias, y concluyeron que es probable que estas mascotas «tengan un elemento de psicopatía».

En el estudio, publicado en la revista Journal of Research in Personality, los investigadores utilizaron una herramienta para evaluar la estabilidad mental de los felinos llamada «CAT-Tri+». Se trata de la primera de su tipo que permite detectar la psicopatía y, según los científicos, podría ser útil para mejorar las relaciones entre el gato y su familia humana.

La herramienta consistió en un test con 46 afirmaciones -con las que las personas debían coincidir o no respecto de sus mascotas- sobre 5 aspectos diferentes: la «audacia», que tiene que ver con la dominancia social y los bajos niveles de miedo; la «desinhibición«, que se refiere a los problemas de autocontrol; la «maldad», caracterizada, por ejemplo, por la falta de «empatía»; la antipatía hacia otras mascotas; y, por último, la antipatía hacia los humanos

«Mi gato atormenta a su presa en lugar de matarla directamente», «mi gato vocaliza fuerte (por ejemplo, maúlla) sin motivo aparente» o «mi gato es muy excitable (por ejemplo, actúa de forma exagerada y descoordinada)» fueron algunas de las frases presentes en el cuestionario con el que los investigadores buscaron evaluar el estado psíquico de los felinos.

«Los hallazgos proporcionan una visión de la estructura de psicopatía triárquica en los gatos», concluyó el estudio, haciendo referencia al modelo triárquico, que define la psicopatía como un trastorno compuesto de tres rasgos principales: la audacia, la desinhibición y la mezquindad.

La investigadora principal del estudio, Rebecca Evans, explicó que ese rasgo psicopático fue útil para «los antepasados de nuestras mascotas» en términos «de adquisición de recursos, como la comida, el territorio y oportunidades de apareamiento«.

Mejor vínculo  

Ante los rasgos de mezquindad de los gatos, días atrás se publicó otro estudio -en este caso realizado por psicólogos de las universidades de Sussex y Portsmouth- que demostró por primera vez cómo establecer una mejor relación con estos animales. Las herramientas, según los científicos, se dan a través del uso de la mirada, ya que los animales domésticos «son sensibles a las señales humanas, incluso las de dan cuenta de los diferentes estados emocionales».

El informe, del equipo dirigido por el doctor Tasmin Humphrey y la profesora Karen McComb, explica que «los ojos son importantes para transmitir emociones, y el acto de entrecerrarlos está asociado con una comunicación emocional positiva en una variedad de especies».

En la investigación se incluyeron un total de 21 gatos de 14 hogares distintos y participaron 14 propietarios diferentes. Del total de gatos, 10 eran machos y 11eran hembras. Las mascotas fueron filmadas durante las pruebas con y sin estímulos de contacto humano para así poder contrastar ambos escenarios. El primer experimento reveló que, ante el parpadeo lento de sus dueños, los gatos responden también con parpadeos y entrecierran sus ojos con más frecuencia. 

En una segunda etapa del experimento y, yendo aún más lejos con la hipótesis, los investigadores probaron realizar ellos mismos un parpadeo lento. Como resultado, los gatos tuvieron una mayor propensión a acercarse a ellos después de una interacción de este tipo. No sucedía lo mismo cuando probaron una interacción con una expresión neutra.

Fuente Pagina 12

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s