Día Mundial del Melanoma: La importancia de la detección temprana

Es un tipo de cáncer de piel que aunque no es el más frecuente, es el más peligroso. Especialistas recomiendan formas de prevención y hábitos saludables como evitar la exposición al sol y recurrir anualmente a chequeos dermatológicos

Día Mundial del Melanoma: La importancia de la detección temprana
Día Mundial del Melanoma: La importancia de la detección temprana

Hoy es el Día Mundial del Melanoma, una fecha para dar visibilidad, generar conciencia y difundir información sobre la importancia de adquirir hábitos para prevenir este tipo de cáncer de piel.

La organización American Cancer Society define que el melanoma como “un tipo de cáncer de piel que se origina cuando los melanocitos (las células que dan a la piel su color bronceado o marrón) comienzan a crecer fuera de control”.

En Argentina, desde la Fundación Tiempo de Vivir un equipo de médicos oncólogos clínicos se sumaron a concientizar sobre este cáncer que si bien es mucho menos frecuente que otros tipos de cánceres de piel, es más peligroso, por su alta probabilidad que se propague a otras partes del cuerpo si no se descubre y se trata a tiempo.

Factores de riesgo para el melanoma

Desde la Fundación Tiempo de Vivir enumeraron algunos de los factores de riesgo para el cáncer de piel tipo melanoma. 

  • La exposición a la luz ultravioleta (UV) o el sol.
  • Lunares (tener muchos lunares, lunares atípicos (nevos displásicos), nevos melanocíticos congénitos, entre otros.
  • Piel muy blanca, pecas y cabello claro
  • Antecedente familiar de melanoma
  • Antecedente personal de melanoma u otros cánceres de piel
  • Un sistema inmunitario debilitado
  • Envejecimiento
  • Pertenecer al sexo masculino

Si bien vale destacar que las personas que presentan uno o más factores de riesgo no implica que desarrollarán la enfermedad, si es importante concientizar sobre los mismos para que la sociedad tome los hábitos y medidas de prevención.

Formas de prevención

Por un lado, recomiendan evitar la exposición al sol (especialmente en los horarios de mayor riesgo 10 a 16 hs) y a los rayos ultravioleta artificiales (propios de las camas solares, por ejemplo). También indican siempre utilizar la foto-protección indicada para cada tipo de piel.

Por otro lado, asistir de forma regular a controles dermatológicos (idealmente en forma anual) ya que permiten el descubrimiento temprano de lesiones que potencialmente pueden transformarse en otras con mayor riesgo de malignidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s