«Que aparezca»: el grito desesperado en San Vicente, a 2 meses sin Tehuel

La familia del joven trans desaparecido el 11 de marzo encabezó una movilización hoy a la municipalidad de San Vicente, para reclamar por su búsqueda e inmediata aparición. La acompañaron decenas de vecinxs y familiares de víctimas, entre quienes estuvieron los padres de Lucía Pérez y la mamá de Agustina Fredes. Los pedidos a la fiscal, a los detenidos, y al Estado. La necesidad de sentirse acompañados, y el desamparo por cada día que pasa sin Tehuel. Lo que dicen Norma y Michelle, madre y pareja: «Lo queremos con vida: así se fue y así tiene que volver».

Por Claudia Acuña. Fotos de Nacho Yuchark

Todo lo que ya sabemos ha convertido a San Vicente en una postal de la desigualdad. Barrios privados, mega supermercados, autos de alta gama, rodeados de periferias castigadas, olvidadas y más. Eso que sobrevive dando batalla cotidiana a lo que falta es lo que se grita ahora en la coqueta plaza central:

-“Tehuel”

Un silencio y otro grito que completa:

-“Que aparezca”.

El grito desgarra así ese contexto que parece impenetrable, sordo y –hay que decirlo-mezquino.

La columna es una multitud, aunque ocupa una cuadra de largo y eso para la familia de Tehuel De La torre -el joven que desapareció hace hoy dos meses cuando salió de su casa a buscar trabajo- es abrazo, es alivio y más. Eso que les falta siempre está ahora presente, caminando en silencio alrededor de la plaza: gente a la que le importa lo mismo que a ella.

Norma, mamá de Tehuel de la Torre. Foto: Nacho Yuchark

Al lado de la familia de Tehuel, sosteniendo su foto y su reclamo, están los padres de Lucía Pérez y la mamá de Agustina Fedres, dos víctimas de femicidios en Mar del Plata. Llegaron desde La Plata, a donde tuvieron que viajar obligadas por la maraña judicial de sus expedientes judiciales, y sin almorzar ni descansar, se trasladaron a San Vicente para sumarse a la marcha. “Sabemos lo que significa esto y lo importante que es sentirse acompañada”, sintetizan.

Hasta ahora hay dos detenidos que saben que pasó con Tehuel y no lo dicen y eso tensiona hoy el reclamo. Por el tiempo que ha pasado y por el escaso movimiento que ha tenido la investigación por parte de la fiscalía encargada de encontrarlo. Hacia allí se dirigen hoy lo reclamos. “Que la fiscal se mueve un poquito” dice una de sus hermanas. La fiscal es Karina Guyot.

El abogado de la familia destaca que en estos días se ha sumado el Equipo de Antropología Forense con la intención de analizar “restos biológicos” en el último lugar donde fue visto Tehuel, pero la demora en incorporar a un equipo de peritos experto en búsqueda de desaparecidos explica por qué la familia responde sin esperanza: “Lo único que esperamos es que la justicia nos diga dónde está”.

Los detenidos son Luis Alberto Ramos quien había convocado a Tehuel para un trabajo. Tiene antecedentes de violencia y por venta de drogas. No está imputado y detenido por homicidio, sino por encubrimiento y falso testimonio. En su casa se encontró la campera y el celular de Tehuel. El otro detenido es Oscar Montes. Sobre él dirá Michelle, la pareja de Tehuel: “No sabía quién era hasta que me dijeron que era el hombre que aparece en la última foto que se sacó Tehuel el día que desapareció”.

La marcha se detiene en el centro de la plaza. Las lágrimas le quitan la voz a la mamá y deja que en el microfóno se expresen la pareja y las hermanas de Tehuel. Verónica, la mayor, será quien diga lo que su familia siente: “Que esto se esclarezca pronto, por favor. Es muy doloroso esto. No se lo deseo a nadie. Les quiero pedir que nos sigan ayudando, que esto no se apague.

Y queremos también que hagan a hablar a Montes y a Ramos: ellos son los únicos que saben qué es lo que pasó. Hace dos meses que no sabemos nada. Muerto o vivo yo lo quiero a mi hermano acá. Tehuel es una persona increíble. Respetuoso, compañero… todos ustedes lo hubiera querido como nosotros lo queremos”.

Será Michelle, la compañera de Tehuel, quien resuma qué significó para la familia y para San Vicente esta marcha. “Nos sentimos acompañados. Sinceramente no creí que hoy viniera tanta gente porque acá hay mucho miedo. No sé qué tan poderosos son estos hombres que están ahora detenidos, pero sé que en el barrio le temen y esto ayuda a que la gente pierda ese miedo. Y esto también es lo único que puede hacer que se mueva la fiscal, que revuelva cielo y tierra hasta encontrarlo. Pero yo lo quiero con vida: así se fue y así tiene que volver».

El final lo marca la ceremonia de encender velas, que quedan titilando en el círculo central de la plaza, cada una junto a una foto de Tehuel.

Fuente https://lavaca.org/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s