Gaspar: “A los 12 años, Pappo me pidió mi guitarra y no se la quise prestar”

El guitarrista de Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado es el nuevo invitado de Caja Negra, el ciclo de entrevistas de Filo.News conducido por Julio Leiva.

https://www.youtube.com/watch?v=_s9PodfzVaA&t=44s

Gaspar Benegas, músico y guitarrista de Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado, grupo que, encabezado por el Indio Solari, dio un show inigualable el sábado pasado, es el nuevo invitado de Caja Negra, el ciclo de entrevistas de Filo.news conducido por Julio Leiva.

Y, por supuesto, sobre el show empieza la charla: “Surge del Show de los Satélites, un streaming anterior. Hubo un apoyo de la gente que no esperábamos, que nos sorprendió mucho. Empezamos a pensar en replicar el show como los que hacíamos con el Indio. La idea era hacerlo en un lugar alejado, viajar, concentrarse, hacerlo en el medio de la nada. Pablo Sbaraglia propuso Epecuén y, cuando se lo contamos al Indio, antes de decirle el lugar, nos dijo: ‘Háganlo en Epecuén'”.

“La gente hacía comentarios en clave pero no decían nada en las redes. Igual, a todos les pedimos que la idea del show era grabarlo anticipadamente, porque no lo podríamos hacer en vivo en Epecuén. No queríamos convocar a la gente que sabemos que siempre se translada y le gusta viajar. La idea del streaming era que lo vean en la casa y que se cuiden”, continuó.

Sobre la grabación, Benegas agregó: “Hacer cualquier cosa en pandemia es difícil y requiere de un esfuerzo terrible. Ya en el primer ensayo el bajista no venía por contacto estrecho, hisopado, traslado… todo es difícil. Fuimos a una ciudad libre de COVID-19, fuimos todos hisopados. Eso hizo muy difícil esta megaproducción así con tanta gente. Pero fuimos avanzando con todos los cuidados posibles y decidimos hacer streaming aun estando las bandas empezando a tocar. Creemos que nosotros no podíamos hacer uno presencial”.

Trabajamos mucho para que el show tenga muchas sorpresas, que haya temas inéditos de Redondos que el público mas entendido los conoce. 

Tocando una historia más personal, cuando sus padres se fueron a El Bolsón, Gaspar habló sobre cómo conoció el mundo musical: “Era una decisión de alejarse del sistema, vivir en comunidad. Ellos se fueron a hacer vida de campo, vivir en un lugar sin Internet, sin televisión, vivíamos aislados, no sabíamos de política, no sabíamos de la guerra, viajábamos en carreta, a caballo, sin electricidad. Después, mi madre vino a hacer su carrera musical y me sorprendí con el mundo real, a los 8 años. Igual era un salvaje porque venía de criarme en el monte. Me obnubilé con el mundo de la música que es a lo que se dedicaba mi madre”.

“La primera vez toqué con mi madre, toqué el teclado. Tenía 9 años y toqué con Oscar Moro y Cubero Díaz, en esa formación. Yo tomaba clases de piano, estaba muy metido en la música. Después, a los 12, ya era guitarrista y me tomaron como la mascota del blues… me gustaba eso. Me adoptó un personaje que se llamaba La Bruja que me llevaba a las jams y tocaba yo, con 12 años, con Pappo, Alejandro Medina, monstruos del blues. Me acuerdo de haber tocado en una radio que transmitía en vivo con publico. Me acuerdo que Pappo me pidió la guitarra y yo no se la quise prestar. Me decían: ‘¿Vos sos loco? Es Pappo…'”, recuerda.

Sobre el tiempo sin su madre, cuenta: “Mi vieja fue en cana por ser famosa y por una casa inventada, mediática. Se comió 3 años presa por 200 gramos de porro, que es algo ridículo y, básicamente, a mí me arruinaron la vida en ese momento. Quedé completamente envenenado. Pasé de ser un pibe de clase media, que tocaba la guitarra feliz, a ser un pibe marginal. Tenía 14 años. Uno no elige la marginalidad, la sociedad te margina. Mi papá también fue preso y mi hermana también. Todos sopre por una causa bastante inventada. Viví 200 mil allanamientos, y ver el accionar de la policía, cómo te plantan drogas y cómo los medios ya están antes de que venga la policía… toda una confabulación. Una causa mediática que te queman en todos lados. En los diarios quedé como que yo era Pablo Emilio Escobar y yo tenía 14 años. Hoy lo veo igual: un resentimiento. Me salvé la música porque fueron años que yo estuve sin padres y sin plata”.

En el mientras tanto, vivió con sus hermanos, que ninguno superaba los 18 años de edad, por lo que se debieron manejar junto a tutores legales. “Fue un momento difícil y, de hecho, se coronó con que a mi padre lo mataron cuando mi madre estaba presa. De ahí fui un depresivo y canalicé la depresión con la música”, sentencia.

¿Cómo fue el momento en el que Baltasar, recién empezando a tocar con el Indio, le dijo que quería que él esté también? Así lo explica: “Balta tenía un secreto guardado: él había grabado un disco con el Indio. Trabajar con el Indio es como trabajar en la NASA, no podés develar ningún misterio y la verdad que él no sabía si el disco salía, si sus guitarras quedaban… él fue, grabó y un día salió el disco. Me dijo grabé acá y te propuse como guitarrista. Empecé a escucharlo y me volví loco… empezaron a pasar meses y no me llamaban. Balta me dijo que estaban probando a otros. De hecho, en un momento me saqué la idea de la cabeza porque me volvía loco y de un día para el otro me llamaron para que toque dos canciones. Pegamos onda con los músicos, con el Indio”.

¿Y los nervios? “La verdad que para mí tocar es lo más fácil. Es donde mejor me desempeño y tengo audio perceptiva, toco mucho de oído, muy natural en mí la música porque lo hago desde chico. Yo sabía que la iba a romper, tenía miedo de cagarla hablando o ir mal vestido…”, confiesa.

Consultado sobre los tres shows de Los Fundamentalistas que quedaron en su memoria, enumera: “El primero por ser el primero, por ser un paso que cambiá mi vida. Arranqué el primer tema solo, que era el más joven, el menos experimentado, una gran responsabilidad, pero no me asusté ni un poco, sino que sentía que era mi lugar. Después, otro preferido, en San Luis. Un show que salió muy bien, hubo mucha interacción en el momento del show, me pareció de los mejores conciertos. Y el otro, una vez que tocamos en Tandil. Fue de los shows más grandes, ese show se sonó todo. Fue increíble, histórico. Después está el show de Olavarría que lo voy a recordar siempre pero por las cosas trágicas que sucedieron”.

Ahora, sobre el Indio, sigue: “El Indio Solari es una persona con una obra tan extensa y una cantidad de shows históricos que ya compartir el escenario con él es algo como para estar completamente flasheado con lo que estas viviendo. Subirte al escenario con el Indio ya es motivo de emocionarte, ponerte nervioso… los shows siempre fueron esporádicos, pasan dos años por ahí entre un show y el otro. Yo tocaba en bares mientras tanto y después volvía a jugar en primera. Buenísimo participar y está buenísimo tener la posibilidad de ahora, con Fundamentalistas, soñar con cosas grandes, y que el Indio nos apoye y el público también”.

“Me impresiona mucho la cuestion de que él no es una estrella en sus actitudes. Eligió una vida de cuarentena, inventó la cuarentena él por preservarse en una persona y no una estrella de rock. Eligió una vida aislada y hace una vida familiar, con respeto, valores. Eso me impresiona, que siendo una estrella con esas dimensiones, sea una persona tan persona”, finaliza.

Y, volviendo al show por streaming, cierra: “Fue un momento de mucho estrés porque son muchos meses de estar planeando algo muy groso y sabiendo que la gente se prepara, se reúne y tiene toda la emoción puesta en el momento del show. Nosotros, que estábamos sin público, tenemos que entrar en ese juego y hacer como si hubiera. En el dia del show, que no empiece el show… falló la ticketera, falló la plataforma, pero esa falla no me puede arruinar a mí, ni al público, la noche. Fue una decisión emocional, no sé si fue la adecuada, pero era importante que ese dia la gente lo viva y se tomo la decisión de liberarlo en YouTube… el público del Indio es un extracto de gente buena”.

¿Qué momento de la vida lo convierte en Gaspar Benegas? “Cuando decidí tocar la guitarra y elegí ese camino, que me convencí que iba a ser un guitarrista, una estrella de rock, que iba a llegar a grandes cosas. Alrededor de los 12 años”.

Fuente FiloNews

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s