Alerta por la detección de fiebre amarilla cerca de Misiones

A partir de la detección de monos infectados de fiebre amarilla en Brasil cerca de la frontera con Argentina, la ministra de Salud de la Nación encabezó ayer un encuentro de equipos técnicos de las áreas de epidemiología, inmunizaciones, zoonosis y vectores con el objetivo de intensificar la vigilancia de esta enfermedad.

Los animales fueron detectados en el municipio brasileño de Palma Sola, a 30 kilómetros de la frontera Argentina a la altura del Parque Provincial Piñalito en la provincia de Misiones.

“Es fundamental seguir desarrollando acciones más allá de la enfermedad COVID-19”, indicó Carla Vizzotti, en la apertura del encuentro y destacó la importancia de sostener las tareas de prevención en territorio para poder contar con alertas tempranas en articulación con los ministerios de Salud de Misiones y Corrientes, como así también de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación y las organizaciones de la sociedad civil.

“El compromiso del Ministerio de Salud de la Nación es generar acciones concretas que ya se han realizado como fortalecer la vacunación contra la fiebre amarilla en zonas de riesgo y la vigilancia de casos”, sostuvo la ministra.

Luego agregó que “estamos comprometidos con este tema para desarrollar medidas preventivas con el fin de minimizar cualquier riesgo y, en caso de ser necesario, desarrollar las acciones de control”.

En Argentina desde la última semana de julio de 2020 hasta mediados del presente mes se han estudiado seis casos de personas con sospecha de fiebre amarilla en las provincias de Misiones, Chaco, Buenos Aires y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (este último con antecedente de viaje), y todos resultaron con pruebas negativas.

Por otro lado, días a atrás un grupo de expertos coordinados por el Centro Nacional de Diagnóstico e Investigación en Endemoepidemias (CeNDIE) de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (ANLIS) Dr. Carlos Malbrán dependiente del Ministerio de Salud de la Nación desarrolló tareas de vigilancia en Misiones, en la zona de riesgo de transmisión cercana a Brasil.

Se trabajó en dos áreas, Piñalito El Soberbio de Misiones donde se tomaron muestras en insectos, se realizó una búsqueda activa de susceptibles (los monos o primates no humanos) y encuestas a los vecinos que actúan como informantes locales sobre la situación de estos animales. Los monos mueren rápidamente cuando adquieren el virus de la fiebre amarilla por lo que su seguimiento permite un alerta temprana.

El propósito fue estudiar la dinámica de la fiebre amarilla, desde una perspectiva eco-epidemiológica que contemple a todos sus agentes implicados (virus, mosquitos, primates no humanos y reservorios).

Este trabajo permite desarrollar herramientas de detección temprana de circulación y conocimiento, con el fin de aportar evidencias para construir políticas públicas sanitarias acordes a los escenarios actuales del país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s