Que florezcan miles de Zambas

“Conocí a Zamba en el 2014 cuando cursaba el profesorado de artes visuales y una docente me lo recomendó, tuve la sorpresa de encontrar mi color de piel en la tv pública. Fue la posibilidad de ver a alguien qué se parecía a mí, a mis amigxs y a los hijxs de mis vecinas del barrio.

Zamba como muchos niños y niñas en argentina tienen la piel marrón, su ascendencia indígena que se encuentra borrada de las pantallas y libros, como si se tratase su existencia de una cuestión lejana o siempre anclada en la migración. En una argentina que ha sabido negar sus orígenes pintando con la migración europea su conformación. Desde ese lugar Zamba representa un quiebre en termino simbólicos, vestido de ropa deportiva no es ofensivo, es una posibilidad y parte de una realidad porque pibitos marrones turros que buscan pegarla, que buscan un futuro mejor son parte de una realidad. El meme es icónico, pero el arma es un agregado posterior a la imagen original, porque pensar en un pibe marrón de deportivo para gran parte de la sociedad es relacionarlo a la delincuencia. Ese Zamba podría ser cualquiera de mis alumnos de Zabaleta, Soldati o el Bajo Flores, que me mandan audios diciéndome que de grande quieren trabajar para comprarse un auto, una moto, ayudar a sus familias. El arma agregada es parte del prejuicio institucional que percibe peligrosos estos pibes, que los margina y excluye. Que los instrumentalizan para el discurso político y no dudan en sacar su veneno social contra pibes marrones visibles.

Tengo un tatuaje de ese zamba turro diciendo “Que dijiste de la villa?”, porque estoy cansada que vengan a juzgar de visitantes, a minimizar el enorme esfuerzo que hace la gente de la clase popular para sobrevivir a toda la desidia estatal que vivimos en época de COVID, este zamba en mi brazo es un guiño para mis alumnxs y amigxs, un guiño de orgullo por el lugar de donde venimos, y este zamba no tiene armas porque no las necesita para disparar contra el odio a los pibes villeros. Soñamos con la posibilidad de que no sea un solo zamba y que mucho otros tengan la posibilidad de existir sin cargar con un estigma que los juzgue por su ropa y color de piel.

Texto de Ame Canela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s