Tras 170 años, los guacamayos rojos volvieron a los Esteros del Iberá

La especie regresó a su habitad natural luego de desaparecer porque muchos tomaron a la especie como mascota, también sufrieron persecución por el tráfico de plumas y otro factor fue la tala de árboles.

Tras 170 años, los guacamayos rojos volvieron a los Esteros del Iberá
Tras 170 años, los guacamayos rojos volvieron a los Esteros del Iberá

Después de 170 años, los guacamayos rojos volvieron a volar por los Esteros del Iberá gracias al trabajo que realizaron la Fundación Rewilding Argentina y al Gobierno de Corrientes a través del Centro de Conservación de Fauna Silvestre Aguará y la iniciativa también celebró hace poco el nacimiento de los dos primeros guacamayos rojos en estado silvestre.

Esta tarea necesito una gran labor, porque las aves reinsertadas provenían de distintos lugares: algunas arribaron tras estar en cautiverio, mientras que otras llegaron del bioparque bonaerense Temaiken y del Ecoparque porteño. A todas seles realiza un seguimiento personal para estudiar su adaptación, que necesita hasta un nuevo cambio de dieta y entrenamiento para una nueva forma de volar.

Los trabajos para devolver a las aves a su ecosistema fueron encabezados por la bióloga Talía Zamboni, de Rewilding Argentina, y el veterinario del Centro de Conservación Aguará, Jorge Gómez, quienes revelaron que “los registros sostienen que los guacamayos rojos fueron vistos por última vez, antes de extinguirse, allá por 1850”.

Durante el paso del tiempo, las aves abandonaron el ecosistema y “desaparecieron porque muchos tomaron a la especie como mascota, también sufrieron persecución por el tráfico de plumas y otro factor fue la tala de árboles, porque habitan zonas boscosas y fueron perdiendo territorio y desapareciendo”, explicó Zamboni.

De esta manera, son 17 los guacamayos que vuelan libremente por la reserva y dos de ellos tuvieron una pareja de pichones “Tuco” y “Puré”, y andan por la zona de reserva, junto a sus padres.

“Su hábitat son los bosques a orillas del río Paraná”, detalló la bióloga y agregó que “la experiencia de reintroducción de la especie, logró que dos aves nazcan en vida silvestre. Los entrenamos para que desarrollen su capacidad de vuelo y resistencia y comenzamos con un cambio en la dieta, una adaptación, a lo que será su alimento que son los frutos nativos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s