Hace 22 años fallecía el gran director de cine, Stanley Kubrick

El 7 de marzo de 1999, luego de un rodaje, Kubrick sufrió un infarto fulminante, tenía 70 años. Padre de íconos del cine como La Naranja Mecánica, El resplandor o Lolita, con tan sólo 13 largometrajes en su haber, su influencia en el séptimo arte fue trascendental.

Con tan sólo 13 largometrajes en su haber, su influencia en el séptimo arte fue trascendental.
Con tan sólo 13 largometrajes en su haber, su influencia en el séptimo arte fue trascendental.

Stanley Kubrick acababa de terminar su última película, Eyes wide shut, un rodaje que, como todos los suyos, fue tenso y agotador. El director se fue a dormir sin imaginar que ya no despertaría jamás. Un infarto fulminante lo sorprendió en pleno sueño. 

Murió como vivió: envuelto en el misterio. Desde que se trasladó a vivir a Inglaterra en los años sesenta, se había convertido en una especie de recluso de sí mismo, encerrado tras las puertas de una mansión al norte de Londres de la que apenas salía.

Stanley Kubrick, antes de cineasta trabajó como fotógrafo

Stanley Kubrick nació el 26 de julio de 1928 en Nueva York. Desde su primer film, Miedo y deseo, en el que se encargó del guión, la producción e incluso del manejo de la cámara, se acostumbró a controlar totalmente todas sus obras. Ya entonces dejó clara su fuerte personalidad al querer que se destruyeran todas las copias existentes porque consideraba que la película no tenía suficiente calidad.

En comparación con las de otros directores, su filmografía es corta, tan solo trece largometrajes, pero su influencia en el séptimo arte ha sido trascendental. Kubrick revolucionó todos los géneros: el cine negro con Atraco perfecto; las películas de romanos gracias a Espartaco; el cine de terror con El resplandor y el drama pasional en Lolita. 

Además, otorgó mayoría de edad a la Ciencia Ficción con 2001: Una odisea del espacio, rompiendo todos los esquemas al utilizar música clásica en la banda sonora. Ver las naves interplanetarias moviéndose por el espacio al ritmo de vals del Danubio Azul o la introducción prehistórica con los acordes de Así hablaba Zaratustra dio una dimensión todavía más épica a las imágenes. Por último, se sumergió en los deseos y obsesiones sexuales de hombres y mujeres en Eyes Wide Shut.

Durante el rodaje de “La Naranja Mecánica” en 1970 (Dmitri Kasterine)

Kubrick controlaba también la distribución y exhibición de sus películas en todos los países del mundo. Tenía agentes que supervisaban las salas y las copias. Elegía las fechas de estreno, dirigía la promoción publicitaria y la adaptación al formato vídeo. Vigilaba de cerca el doblaje y el subtitulado de sus cintas. 

Fue, asimismo, un martirio para muchos de sus actores. Tom Cruise fue el último que sufrió su afán perfeccionista. La estrella tuvo que hacer hasta 93 tomas de un mismo plano antes de que el director lo diera por válido. Sus rodajes eran interminables. Algunos, como el de Barry Lyndon, llegaron a durar casi año y medio. 

Kubrick y Jack Nicholson durante la grabación de “El resplandor”.

A eso había que sumar todo el tiempo de preparación previa y de postproducción. Un perfeccionismo quizás enfermizo pero que, a cambio, regaló a la historia del cine un selecto puñado de obras maestras como:

  • Senderos de Gloria
  • Atraco perfecto
  • Espartaco
  • Eyes Wide Shut
  • La Naranja Mecánica
  • El resplandor
  • Lolita
  • 2001: una odisea del espacio
  • Barry Lyndon
  • Miedo y deseo
  • El beso del asesino
  • ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú
  • La Chaqueta Metálica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s