Las 5 claves de ‘Nevenka’ en Netflix: del escarnio público hace 20 años al “primer me too” en 2021

La serie documental de tres episodios sobre uno de los casos de acoso sexual más sonados de España ya está disponible al completo en la plataforma de ‘streaming’.

Netflix acaba de estrenar Nevenka, una nueva serie documental dirigida por Maribel Sánchez-Maroto que rescata, 20 años después, el mediático caso de acoso sexual y laboral protagonizado por la concejala del Ayuntamiento de Ponferrada Nevenka Fernández en 2001. El acosador de Nevenka Fernández fue Ismael Álvarez, alcalde de la localidad leonesa, cuya condena por acoso sexual sería la primera a un cargo político tras la introducción del delito en el Codigo Penal español dos años antes, en 1999.

Sin embargo, aunque la justicia le daría la razón a la concejala condenando a Álvarez-a la pena mínima, eso sí-, la joven sería víctima del escarnio social, siendo cuestionada por una parte importante de la población que justificaba el comportamiento del político en el hecho de que ambos hubieran mantenido una relación de varios meses en el pasado. Tras el juicio, a Nevenka Fernández le sería imposible desarrollar su carrera profesional en España y acabaría trasladando su residencia a Londes, alejada del foco mediático, mientras que Álvarez volvería a presentarse a las elecciones por el Partido Popular y continuaría como concejal en el Ayuntamiento de Ponferrada.

Ahora, 20 años después, el relato de Nevenka Fernández -quien habla por primera vez ante la cámara tras el suceso- en la docuserie de Netflix sobre su terrible experiencia en 2001 resulta absolutamente descorazonador.

Analizamos en 5 claves la importancia de Nevenka en Netflix: un reflejo de cómo 20 años en el tiempo han hecho que el caso sea conocido como el primer “me too” en 2021, mientras que su víctima lleva décadas en el exilio por el escarnio público al que fue sometida por el suceso.

En 2001, el año en que el mediático caso protagonizado por Nevenka Fernández ocupó centenares de titulares y horas en televisión, una denuncia por acoso sexual era algo “novedoso”. Recientemente tipificado en el Código Penal, el acoso sexual era un concepto incluso desconocido para muchos a en los años 90 y muchas de sus víctimas ni siquiera eran conscientes de que estaban siendo acosadas. Incluso eso es lo que le pasaba al principio a la propia Nevenka Fernández, como se relata en la serie documental de Netflix, que al principio no sabía qué era lo que le estaba pasando.

“Nevenka va siendo acosada a pocos”, explica el periodista y escritor Juan José Millás, autor del libro sobre el caso Hay algo que no es como me dicen: El caso de Nevenka Fernández contra la realidad (2004) en su participación en el documental.

En el primer episodio de Nevenka la víctima relata cómo ocurrió todo, mientras que en los siguientes asistiremos a cómo la denuncia pública de la concejala se acabaría convirtiendo en un suceso mediático y polémico en el que el relato de la joven sería cuestionado por una parte importante de la sociedad.2.

DOS FORMAS DE VER LA MISMA HISTORIA

Una de las claves de Nevenka es precisamente eso. Lo que choca atestiguar el suceso con la perspectiva del año 2021. Ahora, en plena era del ‘Me too’ y del ‘No es no’, nos echamos las manos a la cabeza al ver las manifestaciones en defensa a Ismael Álvarez, cuyo delito por acoso sexual y laboral había sido no solo probado sino que había sido condenado por ello.

“A mí no me acosa nadie si no me dejo”, vemos decir a una manifestante sin ningún pudor ni vergüenza frente a las cámaras del informativo. Y efectivamente era la opinión de muchos, quienes encontraban en la relación previa que habían mantenido Fernández y Álvarez la justificación al comportamiento mantenido por el alcalde cuando ella le había comunicado que no quería seguir adelante con la relación.

También es reflejo la docuserie de Netflix del profundo machismo que imperaba en la sociedad entonces, que señalaba a Nevenka como una “trepa” e “interesada” que había obtenido su concejalía utilizando sus armas de mujer para conquistar al cabeza de lista, Ismael Álvarez. Pero Nevenka, a sus 24 años, era una joven y prometedora licenciada en Economía, que estudiaba un máster y que sabía idiomas. Probablemente la persona más preparada de la lista en la que ocupó el número 3 y de la que, a ojos de la parte más rancia de la sociedad, había conseguido cautivando al jefe.

EL “ERES MUY GUAPA” DEL REY Y OTROS DETALLES QUE NUNCA HAN SALIDO A LA LUZ.

El relato de Nevenka Fernández para la serie de Netflix supone la primera vez que la ex concejala del Ayuntamiento de Ponferrada relata lo ocurrido frente a una cámara. De sus declaraciones se extraen muchísimos detalles desconocidos en torno al polémico suceso, pero no solo en lo referente a la actuación de Álvarez y otros miembros del partido ni al juicio en cuestión.

Del relato de Nevenka también forman parte detalles menores, pero que son un absoluto reflejo de la época y que también resultan muy esclarecedores respecto al duelo que tuvo que vivir la víctima antes de ser capaz de alzar la voz y convertirse en la primera de muchas. “Yo hice algo que tenía que hacer porque si no lo hubiese hecho me hubiese muerto”, reflexiona.

Uno de los detalles que recuerda Nevenka es que, cuando estaba en las listas y salió elegida concejala, “ser guapa era lo único que se veía”. Incluso fue lo primero que le dijo en el Rey, entonces Juan Carlos I, al verla en una visita al Ayuntamiento de Ponferrada.

UN DESCORAZONADOR RELATO DE ACOSO MARCADO POR LA CULPABILIDAD Y VERGÜENZA

Cómo cuenta su historia Nevenka Fernández resulta desgarrador. Lo hace desde el principio: desde cómo acabó en las listas sirviendo a la intención del PP de Ponferrada de apostar por “una cara nueva, una cara de mujer” hasta su dimisión del cargo tras sufrir el acoso del alcalde y de algunos de sus compañeros. Nevenka cuenta en su relato cómo conoció a Ismael y cómo acabó sintiéndose atraída hacia él: “Sentía una mezcla entre pena y admiración. Nunca estuve cómoda. Con esa comodidad que se tiene en una relación cuando estás contento y a gusto”.

También explica que se dio “cuenta muy pronto de que no era lo que quería”. “Pero ya era muy difícil”, concluye. Nevenka era muy consciente de que su atractivo físico era una parte de ella “que estaba en las conversaciones” y sabía lo que mucha gente pensaba de ella. Y eso la hizo sentir mucha vergüenza y culpabilidad, mientras que él, su acosador, ya había comenzado usar su poder para hacerla sentir culpable amenazando con sucidarse, desmerecerla en lo profesional o descargando toda su ira sobre ella mediante llamadas y mensajes de texto.

“Me sentía responsable de lo que me había ocurrido. Ese era el mensaje social. Culturalmente se pensaba mucho eso. Que yo era una trepa… Y esa culpabilidad me hacía sentir vergüenza”.

ANA PASTOR CON SU PRODUCTORA NEWTRAL

Tras el documental Nevenka está la productora de Ana Pastor, Newtral, fundada por la periodista como única accionista en 2018 y en cuyas producciones televisivas destacan: El Objetivo de Ana Pastor y Dónde Estabas Entonces, ambos programas emitidos por La Sexta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s