Vacunas VIP, querella al macrismo y Patria grande: todo lo que dijo Fernández

En el marco de una sesión atípica y marcada por el manejo de la pandemia, el presidente de la Nación inauguró el 139° período de sesiones ordinarias ante la Asamblea Legislativa.

Fernández inauguró las sesiones ordinarias del Congreso | NA
Fernández inauguró las sesiones ordinarias del Congreso | NA

Sin invitados y con una presencia de funcionarios reducida con motivo de las normas sanitarias de prevención por la pandemia de coronavirus, el presidente de la República Argentina, Alberto Fernández, dejó este lunes 1° de marzo inaugurado el período de sesiones ordinarias del Congreso de la Nación número 139.

Tras la recepción por parte de la vicepresidenta de la Nación y el titular de la Cámara de Diputados, Cristina Kirchner y Sergio Massa, respectivamente, así como la rúbrica de los libros de honor, el mandatario ingresó al recinto y dio inicio sobre su segundo discurso a los efectos del día de la fecha. 

“Querido pueblo argentino. Siempre he sentido que esta ocasión de dar el discurso en el que rindo cuentas del año que ha pasado y propongo acciones del año que se inicia es la oportunidad que tengo de hablarle a cada argentino y cada argentina, de decirles francamente lo que siento”, partió por resaltar el presidente. 

En primer término, el mandatario llamó a la reflexión: “Aquel día (en referencia a la Asamblea del año 2020) como hoy, traía la voluntad inquebrantable de poner de pie a un país que había quedado de rodillas y sumido en la desigualdad y la pobreza”. 

En este sentido marcó que “diez días después la Organización Mundial de la Salud declaró la pandemia de coronavirus en el mundo”, punto desde el cual reafirmó la reconfiguración del mundo bajo una forma de crisis global que alteró la manera en que nos relacionamos. 

“La Argentina pertenece a los numerosos países donde los gobiernos hicieron todo lo que estaba a su alcance para mitigar la enfermedad y la muerte”

Destacando la facultad para evitar la saturación de un sistema de salud, Fernández apuntó que esto “no se trata del triunfo de un Gobierno sino de una Nación”, eje desagregado en los aportes realizados desde el personal docente hasta el de las fuerzas armadas. 

“Para todas estas argentinas y para todos estos argentinos que han desplegado su corazón al servicio de los demás, les pido por favor que nos pongamos de pie y brindemos un sostenido aplauso para que se sienta nuestro reconocimiento a lo largo y ancho del país”, resaltó, seguido del aplauso colectivo de todos los allí presentes. 

Posteriormente, se refirió a las medidas de alcance económico y social para los efectos de la pandemia: “Estas políticas amortiguaron una parte del impacto. Sin embargo, durante el segundo semestre de 2020 se registró la menor circulación y así asomó el impacto más severo sobre el nivel de actividad económica”. 

“Durante el primer timestre de 2020 la pobrezo aumentó 5,4%. Es una situación grave que vamos a revertir”, graficó, al tiempo que reiteró la comparación de este punto con la administración Cambiemos: “En esta crisis inmenza la pobreza creció menos que entre 2015 y 2019”. 

Advirtiendo sobre una posible segunda ola de contagios de coronavirus, el presidente afirmó que “el 10% de los países acapara el 90% de las vacunas existentes”: “Vamos a avanzar semana a semana en nuestro plan de vacunación”. 

“Hay prioridades muy claras, las reglas se deben cumplir. Si se cometen errores, la voluntad de este presidente es reconocerlos y corregirlos de inmediato. Cuando se dijo que aquellas reglas habían sigo transgredidas me he encargado de recaban la información pertinente. Aún cuando en lo personal me causaran mucho dolor, tomé la decisión que correspondía”, dijo, frente al primer aplauso en el recinto. 

En referencia directa al caso de la “vacunación VIP”, resaltó: “No llegué a la Presidencia para ser sordo a las críticas bien intencionadas como tampoco para dejarme aturdir por críticas maliciosas”.

En línea con esto último, apuntó sobre la oposición: “A lo largo de este año algunos sectores se han esforzado por generar incertidumbre y desánimo lanzando petardos llenos de falacias”. 

Tras este tema, Fernández presentó la renegociación de la deuda como parte de los logros alcanzados durante su administración, aunque destacó que “el problema no ha concluido”: “Nos queda resolver nuestra deuda con el Fondo Monetario Internacional”, un préstamo que consideró “singular por los montos y los plazos de repago”. 

“Es necesario que endeudarse no sea gratis y dejen de circular impunes dando clases de economía en el mundo aquellos que generan esas deudas. Por eso he instruido a las autoridades para que formalmente inicien querella criminal tendiente a determinar quienes han sido los autores y partícipes de la mayor administración fraudulenta y la mayor malversación de caudales que nuestra historia recuerda“, apuntó en lo que fuera la mayor novedad del discurso en cuestión. 

Repasando la agenda productiva, obra pública y enegética (donde anticipó un trámite para desdolarizar las tarifas), el presidente pidió al recinto apurar “el tratamiento de la ley que facilita el impuesto a las ganancias en los salarios”.  

“Es necesario que endeudarse no sea gratis y dejen de circular impunes dando clases de economía en el mundo aquellos que generan esas deudas”

De igual modo, agendó la partida presupuestaria para los espacios educativos y digitales, así como los alcances a partir de un nuevo enfoque en materia de seguridad, resaltando además la necesidad de repensar las políticas de género y sus alcances. 

Marcando que “el Poder Judicial está en crisis”, Fernández se refirió al procesamiento de un fiscal por “espionaje ilegal de ciudadanos o extorsión que sigue en funciones como si nada de esto lo afectara (…) Todo se sabe y todo sigue transcurriendo como si nada pasara”. 

“Viendo esto y con el solo propósito de mejorar la calidad institucional de la República, quiero pedirle al Congreso nacional que asuma el rol de control cruzado sobre el Poder Judicial. Así lo prevé nuestra Constitución”, requirió, presentando además la necesidad de reinsertar la práctica de juicios por jurados para evitar el manejo discrecional de los jueces y fiscales.

En último término, el mandatario se refirió a la pandemia y los “peligros de las visiones mezquinas”: “Cuidarse es cuidar al otro y el Estado presente tiene un rol indelegable para resolver problemas, garantizar derechos e impulsar el desarrollo”. 

“Quiero ser recordado como un argentino que un día fue elegido presidente y fue capaz de servir a su pueblo sembrando la mejor de las semillas, la unidad en su país, más alla de las diferencias (…) Unidas y unidos vamos a seguir recorriendo este camino. Gracias a todos y todas”, cerró el presidente.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s