Poco antes de que fuera demasiado tarde

La chica, de 14 años, faltaba hacía una semana de su casa de Mar del Plata. La policía la encontró en Santa Fe, en viaje a Bolivia junto con un joven que la contactó por Facebook.

La policía interceptó el ómnibus en un parador de la ruta 34, en Ceres. 

La policía interceptó el ómnibus en un parador de la ruta 34, en Ceres.  

Un contacto por Facebook, una escapada del hogar en Mar del Plata, una semana desaparecida para su familia, una llamada que se cortó de golpe, y la angustia. Hasta este domingo a medianoche, cuando Milagros apareció casi en honor a su nombre, 1000 kilómetros al norte de su casa, en Ceres, junto a un joven que la llevaba en viaje a Bolivia. Para quienes buscaron y encontraron a esta nena de 14 años, fue un caso típico de trata de personas, frustrado a tiempo.

La historia empezó en Mar del Plata, pero en un escenario bien distinto a toda reminiscencia de playa, mar, vacaciones y hedonismo que supone la ciudad balnearia. En una modesta vivienda del barrio La Herradura, el último del noroeste marplatense junto a la ruta 226, José Alberto Cáceres y Alejandra Cejas notaron el lunes 8 que su hija Milagros no regresó a casa. Y tampoco lo hizo en los días que siguieron. Los llamados a su teléfono eran en vano. Hubo denuncia de paradero en la comisaría 12° de esa ciudad. Milagros vestía ropa deportiva de color gris y zapatillas. Durante una semana no hubo noticias de ella.

Solo reapareció el sábado 13, por teléfono y –según dijo su madre– se la notó “extraña”. Alcanzó a decirle que no sabía dónde estaba, pero que estaba segura de que no era Mar del Plata. La mujer advirtió que alguien obligó a la adolescente a cortar la comunicación de manera abrupta.

El caso cobró dimensión social este fin de semana, y el Movimiento Teresa Rodríguez organizó una movilización hacia la Dirección Departamental de Investigaciones de la Policía Bonaerense, en el centro marplatense, para exigir la aparición de Milagros Cáceres. “Responsabilizamos al Estado de que su búsqueda sea exitosa y que de ninguna manera sea un nuevo caso ni de trata de personas ni de femicidio”, apuntaron referentes de ese organismo de base. La marcha se hizo este lunes, y para entonces el misterio se había develado, solo que bien lejos de esa ciudad: en un parador de la ruta nacional 34, en el límite entre Santa Fe y Santiago del Estero. 

El rescate de la adolescente se organizó en un par de horas. La división Secuestros Extorsivos de la DDI Mar del Plata había detectado que Milagros había sido contactada a través de Facebook por un hombre, y por el tenor del chateo entre ambos, los pesquisas enfocaron su búsqueda en esa persona. Así averiguaron que ese sujeto, un joven de 25 años de nacionalidad boliviana, había sacado un pasaje de ómnibus a su nombre y otro a nombre de la menor de edad con destino a la ciudad salteña de Salvador Mazza.

Al rastrear el teléfono móvil de la víctima, resultó que su señal impactaba el domingo a medianoche en una antena situada en la ciudad santafesina de Ceres, departamento San Cristóbal, a 990 kilómetros de Mar del Plata. La Policía Bonaerense averiguó además que la pareja ya estaba en viaje, y a bordo de un ómnibus de la empresa La Veloz del Norte. 

El fiscal bonaerense Juan Pablo Lodola llamó a su colega de San Cristóbal, Silvina Verney, para activar el procedimiento policial que intercepte al colectivo y rescate a la menor raptada. Una comisión de la Agencia de Investigación Criminal y patrullas policiales de Ceres acudieron en la medianoche del domingo al parador Posta 34, una escala habitual de La Veloz del Norte en trayecto entre Salta y la costa atlántica. El coche 4246 de la empresa ya estaba estacionado en la dársena. Los policías enteraron al chofer, quien les dio la lista de pasajeros y en ella estaban los nombres que buscaban. En los asientos 21 y 22 estaban la nena que su familia buscaba desde hacía una semana, y el joven que la llevaba consigo. La policía lo identificó como Simón Aspetty Fernández, de 25 años.

La causa cambió entonces de carátula. De “averiguación de paradero” pasó a “sustracción de menores”, y Fernández quedó detenido con ese cargo penal en la comisaría 2° de Ceres. 

Una revisión médica de rigor estableció que la chica raptada no presentaba lesiones físicas, informó un vocero de la AIC. Milagros quedó a cargo de personal de Trata de Personas Región Rafaela, que ayer mismo organizaba el viaje a Mar del Plata para restituir a la menor a su familia. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s