Comanda Evita: en busca del peronismo perdido

A 73 años de la promulgación de la Ley de Voto Femenino en nuestro país, el grupo Comando Feminista realiza la performance “Comanda Feminista. Una experiencia virtual peronista” para recordar a las delegadas censistas que realizaron el primer censo del Partido Peronista Femenino.

En 1949, bajo el liderazgo de Eva Duarte de Perón, se fundó el Partido Peronista Femenino (PPF): el primero en nuestro país conformado íntegramente por mujeres. El PPF surgió para respaldar a la Ley de Voto Femenino promulgada un 23 de septiembre de 1947 y aplicada por primera vez en las elecciones de 1951. Poco tiempo después de la creación del PPF, Eva ordenaría realizar un censo para contabilizar a las mujeres peronistas a lo largo y ancho del país y, en consecuencia, poder afiliarlas al partido. Para esto designó 23 delegadas provinciales y una de Capital Federal, quienes fueron casa por casa recabando datos y construyendo un mapa federal, una tela de araña peronista que alentaba a las mujeres a ejercer su nuevo derecho ciudadano. A partir de ese momento, el Partido Peronista recibiría más votos femeninos que masculinos y el PPF llegaría a tener 3.600 unidades básicas en todos el país. Estas mujeres censistas, como muchas otras, quedaron ocultas y excluidas de la historia, de manera tal que incluso hoy algunos peronistas varones no conocen (ni reconocen) su papel.  Es por eso que, en el Día Nacional de los Derechos Políticos de la Mujer, el Comando Evita realiza la performance “Comanda Evita. Una experiencia virtual peronista”.

Fotos Abril Pérez Torres

Comando Evita es una grupa que surge en 2019 como parte de las manifestaciones, no específicamente partidarias pero sí políticas, que tomaron las calles para remover al macrismo del poder. Es así que, bajo el lema “Evita el macrismo”, el Comando realizó su primera performance en vísperas de los cien años del nacimiento de la lideresa. Allí 100 personas encarnaron cinco personajes de la vida de Evita (de gala, sindicalista, actriz, montonera y escritora de «La razón de mi vida») para marchar desde el Obelisco hasta el Ministerio de Desarrollo Social. A partir de allí surgieron diferentes experiencias como “Mil flores para Evita”, realizada en el aniversario de su muerte frente a la CGT; «VotamosxEvita» en la cual políticas mujeres, lesbianas, travestis y trans se reunieron frente al Congreso a los 72 años de la sanción de la ley: y la obra “Evita y las delegadas”, realizada durante la semana Nosotras Movemos al Mundo, en la oficina de Eva en el actual CCK. Desde el Comando señalan que sus acciones no son un homenaje sino una invocación para traer al presente a la abanderada de los humildes.

Este año, frente a la imposibilidad de tomar la calle, las Evitas realizarán la acción virtual “Comanda Evita. Una experiencia virtual peronista”, donde a través de mails y redes sociales enviarán audios, imágenes y textos con la historia de cada una de las delegadas. Para eso fue necesario generar un archivo rastreando documentos, consultando unidades básicas y entrevistando a aquellas delegadas que siguen vivas. “La idea es darles a quienes se inscribieron pequeños desafíos que les permitan conocer la historia, entender la implicancia de las luchas y reivindicar la  organización y la constancia de estas mujeres”, explicó a este medio Florencia Nápoli, una de las productoras de Comando Evita. “Tiene que ver con mantener viva la memoria de estas mujeres. La mayoría de ellas eran amas de casa que salieron a hacer política y dejaron su vida y su familia por la militancia”.

Entre las censistas elegidas están Delia Parodi, quien siendo diputada en 1952 fue la primera mujer en tomar la palabra en el recinto y quien luego sería vicepresidenta de la Cámara; Ester Fadul, delegada censista de Tierra del Fuego e inspectora de Unidades Básicas de toda la Patagonia; y Elsa Chamorro, primera delegada censista de Córdoba.

Fotos: Abril Perez Torres

Generar un proyecto de estas características también supone hurgar en la tensión entre feminismo y peronismo, una relación sobre la que se teorizó mucho y que genera contradicciones en ambos espacios. Si bien en términos históricos el peronismo fue una de las fuerzas políticas que más aportó a la conquista de derechos de las mujeres, aún existe un ala más conservadora que no parece sentirse interpelada por la lucha de mujeres, lesbianas, travestis y trans.

Sin embargo, en términos fácticos, luego de la sanción de la ley se llegó a tener 133 mujeres en todos los niveles parlamentarios y muchas llegaron a formar parte de los cuerpos directivos. Diputadas, senadoras, delegadas de territorios nacionales y legisladoras provinciales. Incluso en San Luis, por unos días, una mujer fue la primera gobernadora en el año 1954.

Pero la performance no empieza y termina en un día, ya que el Comando propone que el año que viene, en el 70 aniversario de la primera votación de las mujeres, el 23 de septiembre sea instituido como el primer feriado feminista. “La idea del feriado no tiene que ver con los honores sino con tener una verdadera democracia. Todos aprendimos en la escuela que, a partir de la sanción de la Ley Sáenz Peña, la gente comenzó a votar pero la verdadera democracia en nuestro país se consagra con esta ley (la del voto femenino), a partir de la cual votamos todxs. Queremos que salga como una iniciativa popular, para eso hay que juntar firmas porque queremos que sea lo más representativo posible y que tenga un carácter federal que permita a las compañeras restituir cosas de sus provincias o localidades que no han sido contadas. Decimos que es la búsqueda del peronismo perdido”, explican desde el Comando.

El 11 de noviembre del 51, tres millones y medio de mujeres ejercieron su derecho al voto: un 90% del padrón en condiciones de sufragar. De allí surgieron seis senadoras y 23 diputadas nacionales. Recuperar la historia de las delegadas censistas permite mostrar que, más allá de la clara dirigencia de Eva, la conquista del voto femenino fue una construcción colectiva. Así queda en claro que -como hubo antecesoras- hoy hay predecesoras que reivindican ese interregno incómodo y escriben en carteles, pancartas y remeras: “Sin feminismo no hay peronismo ”.

Fotos Abril Pérez Torres

Fuente https://elgritodelsur.com.ar/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s