A 192 años de su nacimiento celebramos la obra de Lev Tolstói

A 192 años de su nacimiento celebramos la obra de Lev Tolstói, uno de los grandes maestros de la literatura rusa moderna, exponente del realismo literario, cuyas historias influenciaron a distintas generaciones y personalidades como Gandhi y Martin Luther King.

A 192 años de su nacimiento, celebramos la obra de uno de los grandes maestros de la literatura rusa moderna, cuyas historias influenciaron a distintas generaciones y personalidades como Gandhi y Martin Luther King. Además, compartimos cinco de sus mejores libros.

En el seno de una familia aristocrática rusa, Lev Nikoláyevich Tolstói nació el 9 de septiembre de 1828, en Yásnaia Poliana. Si bien perdió a sus padres desde muy pequeño, sus tías se encargaron de que el joven conde Lev -título nobiliario heredado de sus progenitores- recibiera una educación de primera calidad. En la Universidad de Kazán, estudió Letras y Derecho, pero abandonó sus estudios para volver a la vida de su pueblo de nacimiento. Allí, reflexionó y cuestionó la forma en que vivían los empleados de servidumbre que trabajaban en su hogar. Ese cambio despertó en Lev una conciencia social y de clase, que nunca más lo abandonó.

Más tarde conoció Moscú y San Petersburgo, donde comenzó a entregarse al juego, el alcohol y a contraer una cantidad de deudas que lo obligaron, más de una vez, a esconderse de sus acreedores. En 1853, a sus 25 años, se declara la Guerra de Crimea entre el Imperio ruso y el Imperio otomano junto con sus aliados británicos y sardos. Tolstói, influenciado por su hermano Nikolái, luchó en esa misma Guerra. En ese momento, según algunos de sus biógrafos, es cuando comenzó con problemas reumáticos, por lo que le recomendaron gran reposo. Si bien desde niño le gustaba leer y escribir, es a partir de allí cuando comenzó a componer sus obras que, con el tiempo, marcaron un gran momento en la historia de la literatura rusa.

Escribió cuentos, novelas, ensayos, textos pedagógicos y didácticos. En su producción literaria, Tolstói mantuvo un estilo marcadamente realista con una enorme presencia de la crítica social. Fue más que incisivo, sobre todo, contra la Iglesia ortodoxa y el Imperio zarista (no son pocos los que sostienen que Tolstói fue quien predijo el fin de los zares). Infancia (1852); Adolescencia (1854); Juventud (1856) fueron sus primeras novelas. Entre sus cuentos: La redada (1852); La tormenta de nieve (1856); De los recuerdos del Cáucaso. Degradado (1856); La mañana del terrateniente (1856), entre tantos otros. Y, en relación con sus textos más ensayísticos, ¿Qué es el arte? (1897) es uno de los más renombrados.

Entre sus lecturas, se dice que a partir de un intenso abordaje de Ensayo sobre la desobediencia civil, del anarquista norteamericano Henry David Thoreau, redactó un texto de opinión que envió a un periódico hindú, titulado Carta a un hindú. La repercusión que tuvo ese escrito desembocó en una larga correspondencia con Mahatma Gandhi y, según la tradición, fue una de las influencias de Gandhi para pensar el concepto de “resistencia no violenta”. Tolstói, en una de esas cartas, expresó: “La práctica de la violencia no es compatible con el amor como ley fundamental de la vida”. 

Tolstói junto a su mujer, Sofía Behrs.

Sus ideas de justicia y conciencia social, poco a poco, hicieron que el escritor se alejara del modo de vida aristocrático. Incluso, intentó renunciar a sus propiedades para repartirlas entre la clase más baja de la población. Según se cuenta, su familia y esposa, Sofía Behrs, se negaron a este pedido, cuya consecuencia fue la decisión de Tolstói de abandonar el hogar. Con 82 años, Lev Tolstói murió de neumonía en 1910, en la estación ferroviaria de Astápovo: una localidad que, actualmente, lleva su nombre. 

A continuación, compartimos cinco de sus mejores obras:

  1. Guerra y Paz (1865-1869)Considerada como una de las grandes obras de la literatura rusa del siglo XIX, la novela narra las peripecias no solo de un momento histórico crucial, durante medio siglo de historia rusa desde las guerras napoleónicas, sino también todas las vicisitudes que atraviesan algunas de las familias más aristocráticas de Rusia. De corte realista, con una crítica social incisiva y un desfile de personajes interesantes, Tolstói construye un relato épico que oscila entre Moscú y San Petersburgo, palacios y campos de batalla, donde la revolución llegará a lo más hondo de la condición humana.
  2. Anna Karenina (1875-1877)A partir de cierta decadencia que se intuye sobre el imperio zarista, el autor retrata la moral y las frivolidades de una época que atraviesan y condicionan a la joven aristócrata que le da título a la novela. El escándalo, los rumores, la apariencia social y hasta la tragedia giran en torno de esta heroína enamorada que, fiel a su corazón, llegará hasta las últimas consecuencias. Tal vez, la novela romántica rusa más importante desde su publicación.
  3. La muerte de Iván Ilich (1886)Inspirada en una crisis que sufrió al cumplir su quinta década de edad y, luego, el cambio radical que le dio a su vida a partir de ese momento, Tolstói le dio forma a otro de sus textos más conocidos. Por su parte, Iván Ilich parece tenerlo todo. Sin embargo, la monotonía constante comenzará a resquebrajar algo más que su propia rutina y a cuestionarse de qué se trata aquel “todo”. Además, la llegada de un personaje especial le mostrará otras perspectivas, quizá, para completar su íntima y personal transformación. Según Vladimir Nabokov y Mahatma Gandhi, la mejor  obra de toda la literatura rusa.  
  4. Resurrección (1899)La última novela que Tolstói publicó en vida: una historia de culpa, arrepentimiento y redención, a partir de cierta relación que hubo una vez entre una joven (ahora caída en desgracia y devenida en prostituta) y un príncipe seductor. Ella está a punto de ser enjuiciada por supuestos delitos y confinada en Siberia; él es parte del jurado y cree en su inocencia. Tolstói describe con maestría cómo se impartía la justicia de la época y la complejidad social que atravesó la sociedad rusa a finales del siglo XIX.
  5. La sonata a Kreutzer (1889)Hay quienes dicen que, en esta novela, Tolstói expresó sus propios celos a partir de cierta “obsesión” por parte de su mujer, Sofía Behrs, con el músico y compositor Serguéi Tanéyev. Pózdnyshev, su esposa y un violinista, los personajes de la obra, afrontan aquellas mismas tensiones que darán lugar a un torbellino de emociones, sentimientos e, incluso, irracionalidades. Tolstói reflexiona, en este texto, sobre los desbordamientos, precipitaciones e intentos de posesión que, muchas veces, provocan las pasiones humanas.

fuente https://www.cultura.gob.ar/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s