#FacundoCastro “La Fiscalía busca excusas para creer en la hipótesis contraria a la desaparición forzada”

Luciano Peretto, uno de los dos abogados de la familia de Facundo Castro, habla sobre las novedades en la causa, las contradicciones que la Fiscalía no quiere ver y las dudosas declaraciones de la testigo H, que supuestamente trasladó al joven. La mamá de Facundo viaja a Buenos Aires para presenciar la autopsia del cuerpo hallado.

El viernes 21 por la tarde trascendió que se encontraron nuevos restos óseos en la zona de Villarino donde el sábado 15 fue hallado un cuerpo. Lo explica Luciano Peretto, uno de los dos abogados de la familia de Facundo Castro, en diálogo con Revista Cítrica: “Lo que se encontró es un hueso que podría ser compatible con una clavícula humana y como a los restos que se encontraron el sábado le falta eso, se recolectó y se puso a disposición del Equipo Argentino de Antropología Forense para ver si se puede cotejar con el resto de las piezas que fueron secuestradas. También se encontró algo de ropa que aún no sabemos si pertenecía a Facundo. De primera mano no me parece la ropa que podría haber llevado Facundo, Cristina tiene que confirmarlo”. 

—Declaró una persona que vio movimientos extraños cerca de la zona donde se encontraron los restos. ¿Qué precisiones dio?
—El testigo llegó a nosotros y nos pidió que de alguna manera podamos darle alguna garantía para que pueda sentirse seguro. Algo que vamos a garantizar por el lado de la procuración que se dedica a proteger testigos y víctimas en el marco de la investigación para darle la seguridad que necesita para poder testificar. Me contó que trabaja en la zona costera, conoce el lugar como la palma de su mano y que específicamente uno de los días previos al hallazgo de los restos cadavéricos pudo ver en esa costa mucho movimiento de vehículos de gran porte y luces que duraron muy poco tiempo en el lugar. Contextualicemos: invierno, una zona pesquera, en el marco de una pandemia y de noche. Nadie va allí.

“Un testigo que trabaja en la zona costera contó que uno de los días previos al hallazgo de los restos cadavéricos pudo ver mucho movimiento de vehículos y luces en el lugar”

Contradicciones y puntos ciegos
El 30 de abril a la 10.30 de la mañana un policía de Mayor Buratovich de apellido Sosa llama a Cristina Castro avisándole que le había labrado un acta a su hijo Facundo por violar la cuarentena. Esa infracción la realiza junto a otra oficial de apellido Curuhuinca, y lo dejan seguir, en lugar de obligarlo a volver a su domicilio o detenerlo, tal como indicaba el protocolo.

A las 13.30 Facundo llama a su mamá por última vez. 

El 15 de julio, cuando la investigación aún se encontraba en manos de la Policía Bonaerense, se suspende el primer rastrillaje que iba a realizarse en la comisaría de Mayor Buratovich. Sorprendentemente ese mismo día una oficial de apellido Flores, que resulta ser media hermana de la oficial Curuhuinca, declara en la comisaría de Villarino que a las 12.30 levantó a Facundo en Buratovich y lo llevó hasta Teniente Origone en su auto particular. Es decir, una oficial ayuda supuestamente a Facundo a seguir incumpliendo la cuarentena. 

Cristina y sus abogados se enteraron de esto recién 49 días después. Durante el peritaje que se hizo en el auto de Flores ninguno de los perros reconoció esencia de Facundo.  Lo que tampoco cierra es que Flores dice haberlo dejado cerca de las 13 en Origone, pero Facundo llamó a su mamá a las 13.30 y es imposible que a esa hora haya estado en Origone, donde está comprobado que no hay señal telefónica.

La zapatilla encontrada el sábado 15, cerca de donde fue hallado un cuerpo.
La zapatilla encontrada el sábado 15, cerca de donde fue hallado un cuerpo.

Desde que se inició la investigación, policías de la Bonaerense hostigaron a la ex novia de Facundo. Ingresaron varias veces a su domicilio sin permiso, sin orden de allanamiento. La ex novia también denunció amenazas de parte del personal policial que trató de implicarla en la causa mediante presiones y agresiones verbales. Lo mismo sucedió días atrás con su hermano, quién recibió aprietes, lo encerraron en un cuarto e intentaron obligarlo a que diga que vio a Facundo en Bahía Blanca. Como si esto fuera poco, Peretto, uno de los abogados, denunció que en uno de los primeros rastrillajes el subcomisario bonaerense Pablo Reguillón le dijo: “Me estoy guardando todos los links de los medios donde hablaste, cuando esto termine yo sé lo que tengo que hacer”. 

“Me estoy guardando todos los links de los medios donde hablaste, cuando esto termine sé lo que tengo que hacer”, le dijo el subcomisario bonaerense Reguillón al abogado 

La oficial Flores desactivó las redes sociales y borró toda la información de su celular, mientras que Sosa y Curuhuinca intentaron borrar la mayoría de sus mensajes, pero olvidaron borrar uno que los incrimina. Sosa le escribió a Curuhuinca: “Quédate tranqui Janita, nadie sabe que fuimos nosotros, aparte es como dice el jefe, nosotros hicimos nuestro trabajo”.

Todas estas contradicciones e intentos de ocultar pruebas pasan desapercibidas para el fiscal Ulpiano Martínez y la jueza Marrón, a cargo de la investigación. El que tampoco las percibe es el ministro de Seguridad de la Provincia, Sergio Berni, quien desde que la causa tomó conocimiento público, intenta desacreditar en cada entrevista mediática la hipótesis de desaparición forzada que sostiene la querella. Para él no hay nada malo en borrar mensajes y contradecirse en declaraciones. ¿Será que leyó la mitad del expediente? La misma mitad que toma en cuenta la Fiscalía, que incluso llegó a ignorar el objeto de Facundo —un souvenir regalado por su abuela— encontrado en la comisaría de Teniente Origone. 

—¿Qué considera la Fiscalía sobre la vaquita de madera encontrada en la comisaría de Teniente Origone? ¿Y sobre la presencia de Facundo que detecta el perro de Marcos Herrero en uno de los patrulleros?
—La Fiscalía considera que no es un objeto contundente, ni siquiera lo considera. Y sobre la reacción del perro, lo que hizo la Fiscalía fue llamar a un perito elegido por ellos, que dice que es imposible que se pueda detectar esencia de Facundo en un patrullero transcurridos tres meses. Básicamente, la Fiscalía está tratando de buscar excusas para creer en la hipótesis contraria a la desaparición forzada.

La mamá de Facundo, Cristina Castro, acompañada por los abogados de la familia: Leandro Aparicio a su derecha, Luciano Peretto a su izquierda.
La mamá de Facundo, Cristina Castro, acompañada por los abogados de la familia: Leandro Aparicio a su derecha, Luciano Peretto a su izquierda.

—Mucho se habló de la testigo H en los medios, pero olvidan mencionar que esta mujer que supuestamente llevó a Facundo no pudo precisar qué día viajó y si era Facundo a quién llevó o no. ¿Por qué los medios ocultan ese dato tan relevante?
—Lo ocultan a propósito y aparte hay varios puntos más. La declaración de esta señora es el último refugio de la Fiscalía para seguir negando la desaparición forzada de Facundo. Esta señora habla de fines de abril, dice que levanta a una persona que nunca la pudo mirar a los ojos, nunca le vio el rostro. Dice que iba con una mochila que la puso entre sus piernas. La levanta en el cruce de la ruta 3 y Teniente Origone —que sería el kilómetro 757 de la ruta 3—. También dice que había un patrullero, que estaba perpendicular a la ruta con la trompa apuntando al acceso de Teniente Origone, que había dos policías masculinos y a 20 metros más o menos estaba este supuesto Facundo. Como ella vio que estaba cerca de los policías frenó para llevarlo porque pensó que era una persona de confianza. 

“La declaración de la testigo H es el último refugio de la Fiscalía para seguir negando la desaparición forzada de Facundo” 

Hay una diferencia trascendental con el testimonio de Alberto Gónzalez, el oficial de Policía que dice que lo detuvo en el kilómetro 750, o sea siete kilómetros más adelante con dirección a Bahía Blanca. No es un detalle. Para el inspector no es lo mismo decir la entrada de Origone que decir siete kilómetros en dirección a Bahía Blanca. 

Él es el mismo policía que se contradijo tres veces. Primero dijo que Facundo se había ido caminando; después dijo que se subió a una Duster Oroch; y luego que se subió a una Honda, casualmente compatible con la de esta señora. 

González fue cambiando su discurso, lo acomodó para que cierre: dice que él estaba solo cuando se subió Facundo y que lo ve desde el espejo retrovisor. Él se encontraba en sentido paralelo a la ruta, o sea se ubica en distinta posición y lugar al que lo ubica esta señora que lo cargó; además, un dato no menor es que la foto que le saca este señor al carnet de conductor de Facundo tiene horario de registro a las 15.43. Suponiendo que justo en ese momento esta señora frena para llevarlo a Facundo, tiene que conducir a un promedio de 170 kilómetros por hora para poder pasar a las 16:06 por el fitosanitario, que es el horario en que está registrado que pasó, en un informe dudoso. En el medio la señora supuestamente lo levanta a Facundo, lo deja en las vías, donde hay una rotonda, tránsito de camiones. Es difícil que haya hecho ese trayecto a esa velocidad.

—¿Hay un registro de la patente de esta señora ese día?
—Hay tres registros distintos y por eso impugnamos la prueba porque para nosotros está adulterada. Cuando nos tiran el registro de patente del día 30 en el que aparece esa señora, Aparicio y yo (N.d.R: Aparicio es el otro abogado de la familia), que conocemos a la mitad de la gente, empezamos a llamar a las personas. Ninguno nos dijo que viajó el 30.

—¿Cómo llega a declarar la testigo de identidad reservada?
—Esta testigo supuestamente estaba charlando con un albañil que estaba en su casa, él le dice ‘viste que desapareció este pibe’ y ella le dice que no sabía nada. Cuando ese albañil llega a su casa le manda una foto y le dice: ‘Señora, éste es el chico que desapareció’. Ella le pregunta cuándo desapareció y él le contesta el 30. Ella le responde: ‘Yo llevé un chico joven en abril cuando iba para Bahía Blanca’, entonces este albañil supuestamente le comenta a un amigo y ese amigo le comenta a un policía. ¿A qué policía le comenta? A Sosa y lo va a ver a la casa, pero cuando Sosa declara dice que lo fue a ver una persona que no conoce, que le fue a golpear la puerta de su casa, así de increíble es el relato. Dice Sosa: ‘Me golpean en horas de la noche una persona y me dice que una señora podría haber llevado a Facundo en su vehículo’. Ahí va Sosa, la busca a Flores y lo acompañan a este testigo a declarar lo que la señora le cuenta. Después la testigo declara en la Policía Federal y no la vuelven a citar más.

“Cristina va a viajar con Leandro y conmigo y el lunes tendrá una entrevista con el Presidente al mediodía. También va a haber una conferencia por Zoom organizada por Amnistía Internacional” 

—¿Cómo se explican las contradicciones del oficial que dijo que Facundo no llevaba DNI?
—Gonzalez dice que fotografió el carnet de conductor porque no portaba DNI, ahora lo llamativo es que hay una foto del DNI de Facundo en el operativo en Buratovich, o sea 16 kilómetros atrás con el que específicamente Facundo estaba transitando. No hay ninguna situación objetiva que exponga que Facundo podría haber llegado a mentir por alguna circunstancia en ese momento. Una persona que transita con DNI en el marco de una pandemia que ya fue multado, cuál sería el objetivo de mentir que no lo tiene.

fuente https://revistacitrica.com/la-fiscalia-busca-excusas-para-creer-en-la-hipotesis-contraria-a-la-desaparicion-forzada.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s