Economía Política Argentina: Perón, la Industria y la Deuda Externa

Economía Política Argentina: Perón, la Industria y la Deuda Externa – Columna del Licenciado Emiliano Parodi.

Si analizamos lo ocurrido en el sector externo de la economía argentina durante los dos primeros gobiernos peronistas, es posible observar que la evolución de la balanza de pagos fue mutando desde una situación inicial favorable hasta una llegar a una situación deficitaria en la década del cincuenta, que tendría efectos tanto sobre la evolución del sector industrial como de la economía en su conjunto. Este cambio tan rotundo del saldo comercial va a producirse por la dificultad que conllevó completar el esquema industrial interno del país.

Como dijimos anteriormente, durante los primeros años del gobierno peronista la Argentina exhibía una holgada posición económica frente a sus acreedores externos (originadas del intercambio comercial de productos agropecuarios principalmente). Sin embargo, una parte significativa de dicha acreencia no estaba disponible para su cobra, por la insolvencia del principal deudor (Inglaterra) derivada de su participación en la segunda guerra mundial. El punto culminante del saldo acreedor argentino se da en 1946, donde llega a un total de 1.687 millones de dólares (equivalentes a 16.870 millones actuales), para luego caer en 1948 a un total de 674 millones de dólares. Esta acentuada reducción se relacionó directamente con la disminución de las reservas (y no con el incremento de la deuda externa) provocado por la amplia política de nacionalización de los servicio públicos, de la cual el hecho más importante fue la nacionalización de los ferrocarriles en 1947.

Esta medida de nacionalización fue gratamente aceptada por todos los sectores de la sociedad argentina que estaban buscando modificar el status quo de aquel entonces (los cuales cabe destacar representaban una proporción importante de la población). Por su parte, los grupos que se oponían a la estatización eran aquellos vinculados a la oligarquía diversificada (eminentemente agropecuaria) y a los intereses ingles en el país. Finalmente, el 1 de Marzo de 1948 se oficializó la estatización del entramado ferroviario, compuesto por 6 ramales que serían administrados por la empresa estatal Ferrocarriles Argentinos (creada en el mismo año para tal fin).

Sin embargo, es también a partir de 1948 que la tendencia de los saldos entre los activos y pasivos del Banco Central comienza a decrecer. Esto se debió a los saldos negativos que empezó a evidenciar la balanza comercial, que emergieron como resultado del estancamiento de las exportaciones agropecuarias y el dinamismo de las importaciones de insumos intermedios y bienes de capital demandados por la creciente actividad industrial. El saldo negativo debió ser compensado con crecientes niveles de endeudamiento externo, cuya evolución estaba ligada a las fluctuaciones de las exportaciones del país.

Así comenzó a expresarse el típico estrangulamiento de la Balanza de Pagos que acompaño la evolución de esa etapa. En realidad, las restricciones externas pusieron de manifiesto las falencias de las políticas estatales para avanzar, mediante la inversión pública, en la integración de la estructura industrial interna. Era una situación paradójica porque, mientras los sectores dominantes denunciaban hasta el hartazgo el intolerable dirigismo estatal, la política económica no buscaban un salto cualitativo en la estructura industrial sino poder garantizar la rentabilidad del conjunto de las fracciones empresarias industriales. Pero esta rentabilidad no se plasmó, tampoco en la burguesía nacional, en nuevas inversiones que permitieran integrar la estructura industrial y diluir las presiones sobre el sector externo de la economía.

Desde el punto de vista el peronismo la propiedad estatal de los servicios públicos, y específicamente de los ferrocarriles, se consideraba vital para consolidar la política económica. No se trataba únicamente de obtener un instrumento directo para la promoción de la industria sino de replantear el conjunto de las relaciones existentes, eliminando la posible competencia inglesa en los bienes industriales, que eran vitales como sustento el empresariado naciones. Pese a la importancia que asumió la industrialización en la tarea del gobierno, lamentablemente no logró profundizar el proceso de industrialización mediante la incorporación de aquellas actividades que indican la superación de la etapa de la industrialización liviana (como la producción de acero, petroquímica, etc.) que habrían permitido una mayor expansión y autonomía nacional. 

Muchos autores aseguran que el peronismo desaprovechó la oportunidad de superar las restricciones externan (generadas por el desarrollo de la estrategia de industrialización por sustitución de importaciones) cuándo tenía aquellos altos niveles de reservas previo a la estatización de los ferrocarriles. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que aquellos montos no se encontraban totalmente líquidos, y que la posibilidad de cobrarlos a la brevedad era sumamente baja. Además, durante estos años fue necesario renovar parte de la maquinaria y el equipo instalados en el entramado industrial, lo cual incluso llevaría a implementar la primera Ley de inversiones extranjeras (demostrando la imposibilidad de realizarlo de forma autónoma). Por último, y como punto más importante, en la concepción ideológica del peronismo no se evaluaba continuar con la postergación social y debilitar al Estado para desarrollar la industria pesada.

ANIVERSARIO DE LA NACIONALIZACIÓN DE LOS FERROCARRILES | La Baldrich -  Espacio de Pensamiento Nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s