Bolsonaro dio otro paso para controlar las malas noticias de su gobierno

El mandatario ultraderechista volvió a darle status de ministerio a la Comunicación, que estaba diluida en la cartera de Ciencia, Tecnología e Innovaciones. 

Jair Bolsonaro dio un paso más en el control de la información donde viene perdiendo por goleada desde que empezó la pandemia. Volvió a darle status de ministerio a la Comunicación, que estaba diluida en la cartera de Ciencia, Tecnología e Innovaciones. Colocó al frente del área a un diputado camaleónico, Fábio Faria, del centrista Partido Social Democrático (PSD), que en rigor expresa una alianza con un sector de los medios: el Sistema Brasileño de Televisión (SBT) – segundo en audiencia del país – del presentador y empresario Silvio Santos, el suegro del nuevo ministro. 

Michel Temer, en plena cruzada por el desguace del Estado, había suprimido lo que ahora el militar ultraderechista revaloriza. No le importó romper su promesa de reducir a quince los ministerios que hoy ya son veintitrés. El momento que eligió coincide con la medida de no difundir las estadísticas de muertos y contagiados por covid-19– que la Justicia dejó en suspenso días atrás–, lo que indica que podría consolidarse todavía más la manipulación de las noticias. El canal de su aliado Santos, tan sensacionalista como volcado al espectáculo, ya había cancelado el noticiero nocturno después de que se difundiera el 22 de abril un video que compromete al presidente y donde se lo veía lanzando maldiciones contra sus ministros y varios dirigentes de la oposición.

Faria está casado con Patricia Abravanel (el verdadero apellido de Santos) una de las hijas del casi nonagenario empresario de TV. La historia del presentador que el 12 de diciembre cumplirá 90 años es la de un oficialista a prueba de balas. Estuvo con todos los gobiernos, incluida la dictadura militar que gobernó entre 1964 y 1985. Un informe de Reporteros sin fronteras de octubre de 2017 señala que cuando inició sus transmisiones en agosto de 1981 “el Sistema Brasileño de Televisión pasó a exhibir el espacio ‘La Semana del Presidente’, inserto los domingos en la red de programación de la emisora, durante la transmisión del Programa de Sílvio Santos. El espacio hacía un relato de la agenda semanal del presidente de la República -en aquel momento, cargo ejercido por el general João Batista Figueiredo-, durante el régimen militar”. De esa manera SBT le retribuyó a la dictadura brasileña la concesión del canal que le entregó.

El acercamiento de Santos a través de su yerno Faria al clan Bolsonaro se condensa en una anécdota. Según informó Tony Goes el 23 de marzo, columnista del diario Folha de San Pablo, el empresario publicó a comienzos de año una nota interna en su cadena donde decía: “Mi concesión de televisión pertenece al gobierno federal y nunca me opondría a ninguna decisión de mi ‘jefe’ que es dueño de mi concesión”. Su actitud genuflexa había tenido una contraprestación económica: según la Secretaría Especial de Comunicación (Secom) que maneja la pauta oficial, SBT recibió publicidad del gobierno en 2019 por 24,7 millones de reales y solo por detrás de la cadena religiosa Récord del pastor Edir Macedo, otro aliado de Bolsonaro. El grupo Globo, que ahora hace oposición –- aunque contribuyó a que el homofóbico capitán del ejército llegara a la presidencia- – quedó relegado en las contribuciones por publicidad del Estado a pesar de que es la cadena de mayor audiencia.

La Secom, un área clave en el organigrama del nuevo ministerio que dirigirá Faria, maneja unos 127,3 millones de reales en contratos con agencias de publicidad. Si el yerno de Santos llegó a donde está hoy, fue en buena medida por su relación fluida con los hijos de Bolsonaro. Uno de ellos, Carlos, integra el llamado “ministerio del odio” y es el hacedor de las fake news que enchastraron las redes sociales en Brasil antes, durante y después de las elecciones presidenciales.

El ahora exdiputado federal que iba por su cuarto mandato – ingresó al Congreso en 2006 con 29 años – es un saltimbanqui de la política. Apoyó a los gobiernos de Lula y Dilma Rousseff desde su banca obtenida por el estado de Rio Grande do Norte y acaba de confirmar su viraje en pocos años desde aquella adhesión al PT al respaldo de las ideas ultraderechistas del actual jefe de Estado.

En su cuenta de Twitter posteó el jueves pasado: “A los brasileños: al igual que 57 millones de electores, voté por el presidente Bolsonaro porque no estaba satisfecho con los partidos que polarizaron y dirigieron el país hasta 2018. Ya voté por el PT en el pasado, sí, pero en 2016 estaba a favor de la destitución de Dilma y soy el mayor oponente al gobierno del PT en Rio Grande do Norte”.

Faria integra la bancada del llamado Centrão que contiene a pequeños partidos que acompañan cada vez más de cerca al gobierno. En su última edición, la revista Veja – que contribuyó a la cacería de Lula desde la trinchera mediática – describió al sector de Faria: “Conocido por negociar el apoyo al actual presidente a cambio de puestos, fondos públicos y otros beneficios, el llamado Centrão ya cosecha los frutos de su alianza con Jair Bolsonaro”. Uno de los que cayó primero del árbol fue el nombramiento del diputado del PSD. Fábio Salustino Mesquita de Faria – tal su nombre completo – lo agradeció con un tuit: “Trabajaré para modernizar y unificar nuestra comunicación dentro y fuera del país, integrándola con las demandas que exigen los nuevos tiempos”.

El ahora ex legislador federal tendrá la responsabilidad de conducir la Empresa Brasil de Comunicación (EBC), una compañía estatal que se creó durante el gobierno de Lula y que contiene a canales de TV, estaciones de radio y una agencia de noticias dependientes de su ministerio. Bolsonaro anunció que quiere privatizarla y puso al lobo a cuidar a las ovejas. También dijo que Faria “no es un profesional del sector, pero tiene conocimiento por la vida que lleva con la familia de Silvio Santos”.

La alianza que acaba de consumarse es con el suegro, el empresario que cambia continuamente la programación y despide conductores y periodistas de su Sistema Brasileño de Televisión (SBT) cuando ve algo que no le gusta. Sacó del aire las malas noticias que daba su informativo para no importunar al presidente Bolsonaro, rodeado como está de contagiados y muertos por covid-19 a la que llamó “gripezinha”.

fuente https://www.pagina12.com.ar/272274-bolsonaro-dio-otro-paso-para-controlar-las-malas-noticias-de

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s